miércoles, 28 de octubre de 2015

Cine desierto, sol en la cara

Hoy me apetece escribir simplemente porque me he acostumbrado a hacerlo cuando necesito desahogarme. Y la verdad es que no tengo claro por qué quiero desahogarme, pero el caso es que aquí estoy, así que por algo será.

<>
..DOMINGO DESDE LAS TRES

Supongo que el hecho de llevar toda la tarde con la nariz fría y debajo de dos mantas siendo productiva tiene algo que ver. O eso o que cada día soy más consciente de lo fácil que es olvidar personas (en serio, es genial) y lo difícil que es tener contento a todo el mundo. Lo fácil que es ilusionarse y lo difícil que es dejarse llevar (por muy bien que suene) y que salga bien. Lo fácil que es una cocacola cualquier tarde de otoño y lo difícil de levantarse un lunes para ir a clase. Lo fácil que es la vida con esos ratitos de desconexión que todos necesitamos y lo difícil que es la indecisión. Lo fácil que es el viernes y lo difícil que es el domingo. Lo fácil que me resulta seguir escribiendo y lo difícil que me parece empezar.

Y eso, que winter is coming y todas esas frikadas, que may the force be with you, abrigaos y tomad mucho colacao, o nesquik, tampoco nos vamos a poner quisquillosos.



Y al resto del mundo deseo sincero
de éxitos en la batalla.
Que pensemos despacio,
queramos deprisa,
y caminemos con la frente alta.

(Feliz miércoles)

martes, 13 de octubre de 2015

Los días raros



Sintonizar, reagrupar pedazos ... 
en mi colección de medallas y de arañazos.


Cuando te pillan desprevenida, toca pensar. Cuando toca pensar, te das cuenta. Cuando te das cuenta, las cosas cambian.

¿Y si la lluvia llega para decirnos que aún está ahí? Que despertemos, que todavía hace frío, que winter is coming, que llegan las tardes de bufanda, paraguas y colacao. ¿Y si la sombra existe para que veamos el sol? El sol y el olor a césped recién cortado, el sol y el mar, el sol y las terrazas, las terrazas y los reencuentros. Sigo sin saber qué ha sido de los domingos de desconexión y de los paseos marítimos.  Ay, el otoño y sus cambios.

Pero las hojas de este otoño siguen ahí arriba y los cambios son a mejor, las visitas se hacen costumbre y los reencuentros más comunes. Los comunes son los raros y los raros los del día a día. El día a día es más fácil y lo fácil parece imposible. Pero ya no hay imposibles que no se intenten. Ni distancias que se tengan en cuenta.

Y es que si no hubiera domingos nos quejaríamos de los sábados. Es así. Pero hoy es martes, es 13 y os aguantáis.

¿Quién iba a decir que sin borrón no hay trato ...? 
El futuro se vistió con el traje nuevo del emperador. 
¿Quién iba a decir que sin carbón no hay reyes magos ...?