sábado, 31 de diciembre de 2011

Another year over*

Se acaba. Se acaba este gran 2011 para dar paso a un mejor 2012. Se acaba este año lleno de sonrisas y de abrazos. Se acaba un gran año.
Un frío enero en Jaca, con una preciosa semana de caídas de culo y bajadas por cuestas "negras".
Un corto febrero, de mañanas de surf con Marina y tardes con ellas.
Un gracioso marzo, con mañanas patinando, una noche loca con las hermanas Dopico y una media cortada, una tarde en plenos exámenes con el feo de Vigo y un divertido y largo carnaval.
Un emotivo abril con un baile en el Jofre y un cartel, con una bonita Semana Santa, con una gran victoria, con una visita de las viguesas y sobre todo con un enorme Bujedo.
Un bonito mayo con su día en Cabañas, con nuestra última Santa Juana e incluso con un buen día de playa.
Un grandioso junio con sus 5 días en Tui, con sus 2 actuaciones de Allegro, con su despedida de 4º, con su luminoso San Juan y la caída de Lucía y con un gran día en el Montón.
Un wonderful julio con un día con Marina, otro con las viguesas, y 10 días en Oxford.
Un amazing august en Oxford, en las fiestas de Doniños, en la playa y en Ferrol, con la fea en mi casa, en Pontevedra con la petarda viendo a El Pescao y a Melendi.
Un extraño septiembre con un nuevo comienzo, con gente nueva, con un buen Pantín Classic, y algún que otro día en la playa, sumado a uno fantástico en el Montón.
Un oscuro octubre con mucha gente que iba y venía, con una tarde, una peli de Los Santos Inocentes y un par de imitaciones, con un desastroso baile en la calle en una novedosa Fashion Night, con un gran cumpleaños lleno de agua y globos.
Un buen noviembre bien metida en el Montojo, con un Magosto bailando y unos días de estrés, con una excursión a ver las estrellas y un cursillo de contemporáneo.
Y un maravilloso diciembre, un precioso fin de año, un lindo Arbolito, un asco de exámenes, una buena semana de relax y tómbola, una brillante actuación de Allegro y una memorable cena en PizzaMóvil.
Gracias a todos por este año, sobre todo a vosotras. Os quiero, y os deseo lo mejor.
*and a new one just begun.
FELIZ 2012.

martes, 6 de diciembre de 2011

Fácil*

EL viento hizo caer las hojas. El mar hizo que sus olas barrieran la arena. La música creó un gran ambiente. La lluvia nos hizo bailar con el paraguas. La nieve cubrió la casita de la bola de cristal. El árbol iluminó sus hojas. Las estrellas llenaron el cielo.
Sí; ya es Navidad.

Feliz semana a todos.
*como imaginar.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Near the stars.

Siempre me gustó Peter Pan, puede que porque me gustan las hadas, o pensar que pueden existir. Como sus cuentos. O puede que por los piratas, por sus aventuras. Por los indios, que viven por y para vivir, sin tener en cuenta lo demás. Incluso puede que sea porque no quiero crecer. Pero lo más probable, es que me guste tener cerca el cielo, las estrellas. La segunda estrella a la derecha, y todo recto hasta el amanecer.

Y volar hacia el país de Nunca Jamás sin importar lo que tengo delante, ni lo que dejo atrás.

sábado, 26 de noviembre de 2011

"Todo lo que permanece vivo en el recuerdo, no puede huír."

Un recuerdo, por pequeño que sea, te puede hacer sonreír, cantar, llorar, gritar.
A veces un recuerdo es más fuerte que el presente, incluso que todo lo que pueda venir.
Siempre Grupos.

viernes, 25 de noviembre de 2011

You want to give up*

Esa adrenalina que se siente al salir al escenario. Cerrar los ojos mientras muerdes un pastel de chocolate. Tocar con la punta de los dedos el agua en invierno. Tirarte en el suelo a escuchar el CD de tu vida.
Mirar hacia el cielo, y contar las estrellas.

Darte cuenta de que son incontables, infinitas. Cerrar los ojos y sonreír.
*but it's worth the fight.
Deseadme suerte chicos, estoy en exámenes.

martes, 8 de noviembre de 2011

No es oro todo lo que reluce*

Amigo: persona a la que tienes ahí para lo bueno, para lo mejor, para lo malo y para lo peor. Aquella persona a la que has dejado entrar en tu alma sin antes haber escondido tus secretos. Esa sensación de confianza, lealtad, incondicionalidad.

Dicen que los amigos de verdad se cuentan con los dedos de una mano. No eran conscientes de ser tan exactos.

*pero relucimos tanto que no podemos ser plata.

lunes, 7 de noviembre de 2011

You can do*

Hacer volar una pestaña. Un trébol de cuatro hojas. Una estrella fugaz. Un amuleto. Cruzar los dedos. Morderse el labio. A la primera estrella de la noche. Tirar una moneda a una fuente. En el final del arcoiris. Tras las 12 campanadas. Con el pie derecho. Algo rojo. Soplar un diente de león. Un céntimo en el suelo. Un número especial. El color verde. El polvo de hadas. Cerrar los ojos muy fuerte. Soplar las velas el día de tu cumpleaños. La luna llena.

Hay 1.000.000 de formas de pedir un deseo o de dar suerte, pero todo se resume a lo que tú quieras conseguir.


*whatever you want to.

domingo, 6 de noviembre de 2011

No quiero quedarme sola*

Veo la lluvia caer, pero no me mojo. Veo el viento soplar, pero no me despeino. Veo las nubes cubrir el cielo, pero nunca me dan sombra. ¿Qué es lo que está pasando? ¿Es que todos se han vuelto locos? ¿O es que yo estoy demasiado cuerda? No puedo más, el miedo me supera. Estoy harta del "qué dirán", harta del "qué pensarán", harta del "qué es lo correcto". Y ahí se queda todo, en palabras vacías y sin sentido. En promesas incumplibles y en falsas sonrisas.
nino con miedo Miedo a estar sólo
Esto es un continuo juego, a mí me tocó pandar, y la risa está bien escondida.
*por buscar respuestas que nadie nos da.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Que cuando tú lloras*

Mira adelante, dedícale al mundo esa sonrisa tan bonita que tienes, no pienses en tus problemas, enfréntate a ellos, sabes que puedes, si te caes, levántate, sé que lo harás, y si el pozo es muy profundo yo te sacaré de él.

 No puedes dejar que lo malo te haga caer, no me gusta verte así.
Te pareces a mí, no sabes lo que te pasa, sólo sabes que estás mal. Pero gracias a gente como tú he aprendido a levantarme y a seguir adelante. Eres fuerte Luci, demuéstralo.
 Porque no te conozco desde hace mucho, pero no imagino una mañana sin tu sonrisa en el pasillo, o sin un comentario que ponga shlampe, o incluso sin ese 16 y 3 díaas que tanto echo de menos. Te pareces a mí en otra cosa, se te nota todo en la cara, pero te cuesta expresarte. No intentes que los demás fuercen la cerradura, déjanos entrar en tu rincón sentimental, que todo el mundo lo tiene.
 A mí no me engañas Luci, te pareces demasiado a mí, así que puedes decirme que no te pasa nada, o que estás bien, que con solo mirarte te diré si es verdad o si me estás mintiendo. Por eso te pido una cosa, si necesitas algo, lo que sea, a cualquier hora, llámame, porque dejaré de hacer lo que esté haciendo y haré todas las tonterías que haga falta para que sonrías. Te entiendo, y no te forzaré para que le eches la culpa a algo para que estes así, sé que hay veces que no hay motivo. Pero como no hay motivo para estar mal, sonríe.
 Yo no dejaré de comentar todos tus estados, de hacerte reír, de dejarte comentarios de shlampe, de echarte de menos, a cambio de eso, sólo te pido una cosa, que seas feliz.
*los ángeles lloran contigo.

lunes, 31 de octubre de 2011

Hasta el infinito*

Decidle que sí a la oportunidad, decidle que sí a la esperanza, que sí al infinito. Decidle que no al llorar, al estar triste, decidle que no al fondo. Seguid vuestro camino, no miréis atrás, porque no podemos arrepentirnos una vez hemos empezado, porque no se puede pensar en el pasado. Todos hemos vivido unos presentes preciosos, pero ahora son ya parte de nuestro pasado, y sólo nos queda vivir lo que antes era nuestro futuro, lo que ahora es el momento; "Carpe diem" decían, y cuanta razón tenían. Porque no he estado allí, pero sé que como en Ikea allí no hay monstruos ni cosas raras. No hay más que seguir las baldosas amarillas, o la segunda estrella a la derecha y todo recto hasta el amanecer. No importa. Está lejos, lo sé, pero me da igual. Abrid vuestras alas, olvidaos del polvo de estrellas, esta vez no hace falta; pero meted vuestros sueños en la maleta, meted vuestros recuerdos en un cajón y dejad que vuestros secretos vayan de la mano, para que no lo sean nunca más. Nos vamos de viaje. Siempre he creído en el destino, en que lo que tuviera que pasar, pasaría, pero igual que eso, siempre había pensado que todos éramos más fuertes, no me hagáis cambiar de idea. Qué mal sabe la decepción, ¿podéis oírme? Estéis donde estéis, escuchadme, sentidme. Decid todo aquello que nunca dijisteis, no importa si tiene sentido o no, "Qué vivan los idiotas que nos hacen reír" ¿no?... Tampoco importa si pensáis antes de decirlo o si decís dos palabras, porque las frases cortas a veces son las más bonitas. Olvidaos de lo que diga la gente, porque no vais a encontrar la esperanza en un libro, no vais a encontrar una sonrisa escondida debajo del dinero, no una verdadera sonrisa. A lo mejor es miedo lo que nos mueve, ¿quién sabe? O un exceso de ignorancia, de inocencia. No quiero pensar en ello, sólo quiero ser feliz. Por favor, no lo tiréis todo por la borda, no os rindáis, seguidme hacia mi infinito. Vayamos juntas al fin del mundo. Aunque haga frío, calor, llueva, truene o nieve. Aunque esté lejos y tengamos que cruzar todos los océanos y atravesar todas las nubes. Burlémonos de la vida.
*y más allá.

Detened vuestros relojes en el presente.ºº Porque el infinito no es más que eso. El presente ahora. El futuro ayer. El pasado mañana. Nuestro sitio siempre.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

.


¿Lazo? Sí. ¿Tutú de plato? Sí. ¿Sin pulseras? Sí. ¿Zapatillas? Sí. Ya está todo preparado, ya no puedo hacer nada más. Por mucho que lo intente, diez minutos antes de salir no me da tiempo a mejorar esas piruetas que llevo todo el curso practicando y que tanto me cuestan, o me salen en el escenario, o haré el mayor ridículo de mi vida. Pero lo mejor será que me relaje. Calentaré, sí, calentaré un poco, a ver si despejo la mente… Me subo a las puntas y hago un par de ejercicios para calentar, cuando de repente... ¡¡CRASH!! No puede ser, es imposible, no se me puede romper ahora… Ya no puedo estar más desesperada, corro hacia Tania, y le cuento lo que ha pasado, entre carreras y prisas. Tania me dice que me relaje, pero yo no puedo, quedan sólo ocho minutos para salir. Tania corre a los vestuarios del piso de arriba. Yo me quedo abajo, pensando, ¿y si todo el esfuerzo de este año se estropea por culpa de una zapatilla rota?, ¿y si no metí las zapatillas de repuesto?, ¿y si, por culpa de los nervios, no soy capaz de atármelas?, ¿y si…? ¡No! Relájate, todo saldrá bien, en seis minutos saldré ahí fuera y demostraré todo el trabajo de este año y sonreiré como nunca lo había hecho… Pero, ¿dónde está Tania con las puntas? Quedan sólo cuatro minutos. ¡Por fin! Tania viene corriendo con las puntas de repuesto. Rápidamente me quito las otras mientras Tania me prepara las nuevas. Tres minutos. No, no, no, con los nervios me tiemblan las manos y no puedo desatarlas, Tania me ayuda y al fin consigo quitarlas. Dos minutos. Me relajo, intento que no me tiemblen las manos y me empiezo a poner las otras puntas; primero los protectores, con cuidado, tienen que ir bien colocados; ahora las ato… Treinta segundos. Ya está. Estoy lista, están cerrando el telón. Tania me abraza y me desea suerte. Cinco segundos. Me coloco en el medio del escenario, cierro los ojos y sonrío. Abren el telón y veo a cientos de ojos mirándome fijamente, esperando que haga algo impresionante, pero en el momento en el que empieza la música desaparecen todos mis nervios. Ya. Empiezo a bailar, va todo bien, la gente aplaude con los saltos y con las piruetas. Llega el peor momento, las vueltas, empiezo a girar, y uno, dos, tres, cuatro… ¡Sí! Lo logré, todo mi esfuerzo se ha compensado. Termino de bailar con una sonrisa en la cara.


sábado, 17 de septiembre de 2011

Me comentan que...*

Recuerdo un precioso día de playa a mediados de mayo. De aquella aún teníamos clase... pero éramos felices. Nos quedaba poco menos de un mes para terminar los exámenes y vivir nuestro verano como nunca. Con fotos de ese día empieza mi áblum de verano 2011.
Recuerdo también las siguientes semanas; fueron duras, nadie puede negárnoslo, pero eran las últimas. Después vinieron los exámenes, los ensayos, el estrés, estudiar... y por supuesto la despedida.
Recuerdo un estresante 17 de junio en el Pazo da Cultura.
Recuerdo un relajado 18 de junio en el centro, contando todas nuestras aventuras.
Recuerdo otro estresante 19 de junio, con valerianas, mareos, chocolate, fotos y muchas risas, pero esta vez en el Teatro Jofre.



 Fue estresante sí, muchos nervios, puede que demasiados, pero fue maravilloso.
Así que GRACIAS.
Recuerdo también una despedida estupenda con todos vosotros, muy sentimental y con algunos llantos, muchas canciones y preciosas palabras. Recuerdo una bonita cena con vosotros, y recuerdo haber dicho que os iba a echar de menos. Sigo pensándolo.
 Recuerdo también el día de mi santo. Gran 23 de junio. Nos dan las notas. Montón. San Juan. De ese día recuerdo una caída al saltar la hoguera, recuerdo una gran tarde en la piscina, recuerdo una última mañana en los pupitres de clase y un vídeo hecho, como no, por Antonio.
Recuerdo una peli, Bad Teacher, y un gordo sentado a nuestro lado. Sí, Lara, recuerdo nuestra liada con tu móvil y el mío, con las tarjetas y con todo... ajajjaja


Recuerdo... sí, Tui 2011. Con gente nueva, gente de siempre, gente que faltaba, PadresNuestros en el pasillo(jejeje), kayak, calor, piscina, recuerdo el último día como el que más lloré, una semilla que plantamos entre todos, recuerdo noches en el suelo frío, que casi nos pisan la cabeza por la noche, las llamaradas del infierno, la camiseta del Albertito, todos los bailes, la caminata y las piñas(nunca recordaré como se llamaban...), resumiendo, el mejor Tui de todos, pero siempre A Fuegote;)
Recuerdo que después os fuisteis... sisi, me abandonasteis por un tal "Vilarbó" tss, chusma todos... y recuerdo que os eché de menos, muchísimo. Recuerdo haberlo pasado mal, por echaros de menos y por cosas que me superaban, recuerdo la espera de un palo, una piña y una llamada... que llegaron, cuando yo estaba en Madrid. De allí recuerdo mucho calor, la Warner y unos pantalones que me hacían daño... ajajaja
Pero sobre todo, recuerdo muchos nervios, muchísimos, más que nunca, y miedo, mucho miedo, a lo desconocido, al inglés, a Oxford.
Después de estos días en Madrid... sólo recuerdo haber hablado inglés como nunca, un examen muy fácil, mucha gente de fuera, rusos, alemanes, Barney, Millhouse, Regal, South Park, Dana, llaves, entrar por la ventana, mi clase, Ash, Katheryn, aburrimiento en el estadio, innumerables HIIII!!!, el ordenador por las noches para poner al día a Lucía, bailes divertidos con los alemanes en la discoteca, momentos de miedo, momentos graciosos, momentos tristes, un GRAN dia en Primark con María y María Luisa, Bonn Square, una tienda de cosas frikis, un packlunch asqueroso de lechuga y pepino, una cena en Pizzahut que nunca tuvo lugar, una cena envenenada, un encuentro inesperado, Punting, un "cumpleaños" divertidísimo, una pista de hielo y una alegría por megafonía, proyectos sin hacer, un camión de kebabs, buses rojos, Rose Hill, un paragüas quiri, dos días en Londres, unos gorros azules y unos diplomas con letras y números, unas petardas con acento ruso, un pitufo, un gorro de paja, una noticia en BBC, un partyfinger, grandes vaciles, una seal y una león marino, un lío entre Tom y Jerry, varios Antonia,  un contenedor abollado, un texto sobre pájaros que nadie leyó, una despedida, llorar mucho, madrugar, una discusión entre el fantástico George y mi host father, un aeropuesrto, una avión, un osito de peluche.

Sí, hablaba de Oxford.
¿Y de la vuelta? ¿Qué recuerdo de la vuelta? Haber llorado en el coche. Una noche en Pontevedra. Una duda sobre Doniños. Una decisión. Un sí. Recuerdo la playa, las postales, los abrazos, la puesta al día, la piscina, las fotitos, negociar la hora, una Irene enfadada, un viaje apretadas en el coche, canciones de osquesta de pueblo. Pero también recuerdo habérmelo pasado como una enana, porque hacía más de un mes que no os veía, y aunque parezca que nos quiero, lo hago, y os echaba de menos.

¡Alto! Rebobinad. Volved al 13 de julio. Ese día en el que vinieron las feas de Vigo, sisi, ese día que vino Marina a dormir a mi casa, y sacamos fotos con todo lo que se pudo encontrar en mi habitación. Ese día en el que me planchó el pelo, "porque le hacía ilu", y me quedó de peluquería, y ese día en el que le tuve que decir adiós y hasta el verano de 2012:(

 
Vale, ¿por dónde iba? Ah, sí. Recuerdo la visita de nuestro amigo Houdini, que como no podía vivir sin nosotras vino a vernos a Ferrol. Recuerdo días en surf, con Lombo, Borja, Iago y Blanca, saltadas de olas, caídas tontas y fotos con la Gopro. Una colchoneta en el terreno, cambiarnos en un cartón, un cartel de Spot descolorido y unos papeles amarillos con mi foto y el teléfono de la escuela.
 Recuerdo 1 semana en Pontevedra, dos conciertos, una visita de la más loca de Cangas. Y un día en Vigo también recuerdo, sisi jajajaja.
Después recuerdo 5:30 armas y tardes y tardes en el centro de un lado a otro, o, para qué mentir, sentadas en un sitio tooooooooooda la tarde. Recuerdo otros, hoy no me apetece bajar, y un día en mi casa viendo Quiéreme si te atreves, tiradas en el suelo. También hubo muchos, aunque no los que me gustaría, bus de las 3:30 a Doniños para pasar la tarde jugando a las cartas con nuestros masmes de la playa, viendo trucos de magia de Javi, bañándonos, cantando, rebozadas en la arena como croquetas...

Tengo también un buen recuerdo de una tonta durmiendo en mi casa un día a finales de agosto sin ningún motivo, y de muchas fotos ajjajajaja






Y no digo más. Sé que esta entrada es cutre, que me acuerdo de muchas cosas pero que me olvido de más de la mitad de ellas, o no, no me olvido, están en mi cabeza, pero unas más escondidas que otras, ordenadas por mi memoria en pequeños rincones de mi vida, que se hacen grandes al ver una foto, escuchar una canción, ir a un lugar o ver a un persona. Sé también que olvido muchas fotos, muchas canciones y a muchas personas, pero la caja de recuerdos que hay en mi habitación, se ha llenado este verano, y no sólo de objetos pequeños sin importancia..No, se ha llenado de objetos con nombres y apellidos, con olores, con sabores, y porspuesto, con banda sonora original. Se ha llenado de objetos pequeños que algún día cogeré y me harán sonreír, haciéndome revivir este verano. Gracias a todos.
*todo lo bueno se acaba.
Adiós verano 2011, hola bachiller. Deseadme suerte que estoy perdida y me espera un largo, frío y duro invierno.


Esta, por los de Oxford.

Esta, va por vosotras.

Y esta, va para cualquiera que tenga un mal día y necesite sonreír.

viernes, 2 de septiembre de 2011

La que lleva más tiempo sujetándome

para que no caiga. Ahora es ella la que necesita que la matengan arriba, sin dejarle que mire atrás, ni que intente bajar todavía más, simplemente mirando al frente, con la cabeza alta y subiendo poco a poco. Muchas veces puede que no parezca todo lo que hemos vivido juntas, porque como todos, también nos enfadamos y nos distanciamos, pero no puedo decir más a parte de que me alegro de que volvamos a estar como antes, pero más fuertes y mejores. Me alegra poder decir que podemos soportarlo todo, aunque sepa que no es cierto,  me gusta pensarlo. Me alegra poder decir que si yo caigo, ella caerá conmigo y me ayudará a subir, y que si ella cae, seré yo quien tire de ella hacia arriba, quien la ayude a volver a sonreír, cueste lo que cueste. Me alegra poder decir que sigue siendo ella la que sabe lo que me pasa con sólo mirar mi expresión. Me alegra poder decir que seguimos siendo las mismas niñas pequeñas que corrían por el patio diciendo que podíamos volar. Y me alegra poder decir que volverás a sonreír, quieras o no.
*Porque ahora eres tú la que me necesita, o eso quiero pensar.


lunes, 22 de agosto de 2011

Es irónico pensar, a veces, lo que no te atreves a llevar a cabo.

Plantéate una pregunta, ¿Imposible? Algo que no es posible. ¿Fácil, no? Dicen que es imposible aprobar con ciertos profesores, que es imposible ver a través de las mentiras, que es imposible olvidar, imposible volar, también volver al pasado, imposible el amor, imposible ver el rayo verde en una puesta de sol, imposible sobrevivir a algunas situaciones, imposible sentir frío a 40 grados, imposible reencontrarse con esa persona que conociste lejos, imposible sentirse solo entre mucha gente… No lo creo. ¿Imposible? Nada. Imposible no es más que una palabra que usamos para no intentar algo, algo de lo que no tienes muchas ganas, o que te da miedo, o que te han dicho que, en efecto, es imposible. Plantéate de nuevo la misma pregunta. ¿Imposible? Algo que no has intentado lo suficiente.

With the big fake smiles*

  Puedes sentirte solo y estar en medio de un millón de personas, puedes gritar y que nadie te oiga, o preguntar y que nadie te conteste.
  Querer y no tener, luchar y no conseguir, pelear y no ganar, dar y no recibir.
  Pero... ¿sabes qué?
  Habrá otros momentos en que estés solo pero te sientas rodeado de mil personas que te quieren. Sin decir nada alguien sabrá que las cosas no van bien.
  Sin preguntar, te dirán lo que necesites oír. Conseguirás cosas sin luchar, y ganarás batallas sin dejarte la piel en el camino. Recibirás sin tener que dar nada a cambio.
  Y después de todo esto, alguien te enseñará que el único truco que sirve es seguir y sonreír pase lo que pase.
*and stupid lies.

sábado, 13 de agosto de 2011

I'm missing you. Nos reencontraremos*

No me gustan las despedidas. He llegado a esa conclusión. Si pudiera, las eliminaría. ¿Para qué sirven? Para llorar, para estar deprimido... ¿Algo bueno? ¡No! Si fuera posible, volvería atrás y desearía estar en Oxford, en el Kassam, con todos vosotros. Me gustaría revivir las tres fantásticas semanas incluso con todo lo malo; aunque tuviera que volver a entrar por la ventana, aunque tuviera que volver sola a casa todas las noches (si alguien me acompaña no le diría que no), y aunque no comiera porque todo estaba asqueroso. Compensaría todo eso estando con vosotros día tras día otras tres semanas. Caminando media hora hasta el colegio con María Cardona, en clase con Alicia González, Igggggnacio, Fridoooo, Anna, Dana, Onno, Amigo Felix, Claga, las chinas... hablando con Elena, Patriciooo, Julie, Karlotta, Manostijeras, Heidi, Caillou... y saludando a María Luisa, a Hannah y  Liza a tarvés del cristal. Colándome en la clase de Kathryn a jugar a las sillas mientras con Ash escuchábamos música. Tirando el sandwich o dándoselo a alguien todos los días y comiendo solo la manzana. Cogiendo el bus número 5 al centro para hacer las actividades con Philipp, Gerta, Joe y Tolga; Barney y Millhouse, con la pingüina, con Laura y con Isa. Comerme un MCflurry, un MooMoos o un Crepe con vosotros, ir a un parque con José Carlos y María, vacilar a Carla... Discutiría sobre ir a la disco y luego a South Park. Haría todo lo posible por no cenar en casa, iría de compras con Ana, las más guiris. Cogeríamos el bus número 8 o 4 para ir a la Regal, a la Students o al Bridge. Bailaríamos todos los días las mismas canciones, entre ellas Blow. El fin de semana volvería a Brighton, a Londres, a Bath o a donde hiciera falta con vosotros, aguantaría todos los vaciles que hicieran falta, os echaría un moco a todos por cada fosa nasal que tengo. Reviviría cada momento una y otra vez, cada día, y no me cansaría nunca. Lo único que no me gustaría volver a vivir sería la despedida, si por mí fuera, me quedaría allí con vosotros para siempre. María Luisa(la del moco y mucho más que no me cabe aquí), María(mi novia), Alicia(tocaya), Claudia(señora), Patricia(vecina), Mar(laquetieneunacasaenourenseynomeavisó), Marina(la del chino), Carla(la de JoséCarlo), Isa(la que lloró mucho como yo), Ana(la pingüina guiri), Laura(la más abrazable), Carmen y Alba(las de Cazooooorla que aunque casi no las vi las echo de menitos), Poulish(y sus tonterías y salidas raras), Igggnacio(sus ideas originales pero muy extrañas en clase), JoséCarlo(con la guagua y su letra retro), Quique(con el folio que me tenía que comer), Jaime(que tampoco conocí mucho pero me cayó guay), los pelilargos, la otra Laura, mis vecinas...Dana(mi compañera de casa), Heidi(que no pagó la cena y le deseamos buena suerte), Caillou (según Ali mi boyfriend nórdico), Liza(que es un poco petarda pero me cae bien), LasPetardasClub (a ellas las echaría de menos para reírme un ratillo), Onno(comiendo en clase, su risa escandalosa y sus pantalones rotos), Patrick(aunque no sea mi amigo en el fondo me quiere), el Pelipollo(que me cae mal porque me odia por hablar mucho), Fridooo (que se le acaba cogiendo cariño, como a una mascota jajajaj), Filiiiiiiiiis (mi amigo Félix,"que te pasa amigo?", tocando la guitarra), Hannah(montana, que es la más mejor de todas junto a Claga), Claga(Amelie, en la bolera nos echamos unas risas), Julie(que no me llevé mucho los primeros días pero me caía genial), Elena (que es una persona increíble), Anna(que hablaba español y me enteré la segunda semana)Donata (que la conocí el primer día y pensé que era francesa y solo hablaba francés), también Tanja, Constanze(la compañeeera de María), Charlotte, Karlotta, Nessa, Sabiha, Aiven, Gideon... Y por supuesto Tolga con sus PartyFinger, Joe con mi sombrero, George con su hiperactividad, sus bailes, su gorro, TODO, María leader que me ayudó con los problemas, Gerta, que la echamos muchísimo de menos los últimos días... los mejores leaders que se podía tener. He llorado mucho en mi vida, pero nunca como al despedirme de vosotros. De muchos incluso para siempre.
*ya sea aquí y ahora, las navidades que viene en Alemania o dentro de 40 años en China. Sea como sea, el momento llegará.
Gracias a todos, me habéis cambiado. Os echo de menos, no sabéis cuanto.


OXFORD(19.07-8.08) 2011. No cambiéis.

miércoles, 6 de julio de 2011

¿Cuántos años tienes? Depende...


Tengo 5 años cuando me dan una buena noticia y me pongo a saltar y a girar. Tengo10 años, cuando estoy despreocupada y preparo la maleta. Tengo 15 años cuando cojo el teléfono con la esperanza de que alguien me haya llamado, y cuando hago algo sin antes hablar con mis padres. Tengo 18 años cuando me tomo algunas libertades porque puedo hacerlo. Tengo 20 años cuando me pierdo y cuando creo que he visto y experimentado todo en la vida. Tengo 40 años cuando creo que puedo hacerlo todo yo misma. Tengo 70 años, cuando me siento sola y quiero a todos a mi lado. Tengo 80 años, cuando otros me cuentan historias y me doy cuenta de que no lo recuerdo. Tengo 100 años cuando llego a un objetivo que parecía imposible. Estoy ya muerta cada vez que alguien se va.




jueves, 30 de junio de 2011

GL.

Naces y vives solo, naces y vives solo...(8) He de decir que no estoy de acuerdo con esa canción, esa bonita canción que nos pusieron para hacernos llorar, para que sintiéramos la letra, porque la sentimos. Y he de decirlo porque quien haya vivido lo que viví yo, seis años, si si, seis años, que se dicen poco, compartiendo, disfrutando, conociendo gente, y sobre todo formando parte de Grupos Lestonnac, no puede decir eso. Estos seis maravillosos años han estado cargados de risas, de momentos inolvidables, de talleres, de aventuras, de comidas, de "helados de campa", de agotadoras excursiones al Monte Aloia o a Portugal, de millones de fotos, de sentidas despedidas, de canciones, de días en la piscina, de noches sin dormir y corriendo por el pasillo para escapar de los monitores, de comida prohibida en las habitaciones, de veladas estupendas... falta algo, ¿no? Sí, me faltáis vosotros, la razón por la que he durado tanto tiempo yendo los martes al colegio a las tres y media, comiendo a toda prisa, la razón por la que sonreír, por la que entregar el papel y el dinero lo antes posible, para desear con todas mis fuerzas que llegara el maldito 26 de junio(en otros casos el 23), para pasarme tres horas en un bus muriendo de calor, la razón, solamente la razón ¿por qué? Por vosotros, porque sois mi vida entera, y me habéis enseñado muchas cosas, desde cómo salir de las habitaciones sin ser vistos hasta cómo querer a la gente con la que no estoy normalmente, a la gente que vive a kilómetros de mí, a la gente que veo dos veces al año (con suerte) con la que desayuno, como, ceno, duermo, camino... vivo, 5 días en Tui, en la casa de los maristas, en esa casa en la que hemos vivido tanto, en la que tenemos tantos recuerdos, en la que pensamos ya con "morriña" cuando nos viene un olor, un sabor, una imagen, cualquier detalle que nos lleve a pensar en ese lugar... en su puerta verde de metal, es sus baldosas naranjas, en sus carteles con el lema, en sus colchones azules con "floripondios", en sus mantas rojas o verdes de cuadros... En fin chicos, que sois mi 2ª familia y que os echaré de menos. Porque todo lo que permanece vivo en el recuerdo, no puede huír. Gracias, siempre grupos. Os quiero familia.

lunes, 20 de junio de 2011

Gracias.

Que sí, que no se acaba el mundo, lo sé, pero son muchos nervios, muchos bailes, muchos viernes y muchos festivales… muchos recuerdos junto a vosotras.
Puede que sea cierto eso que dice la gente de que el roce hace el cariño, porque otra cosa puede que no, pero cariño os tengo hasta el infinito, e incluso más allá. El tiempo nos ha hecho fuertes, más libres y sobre todo mejores.
No quería escribir una cursilada, ni ponerme nostálgica, escribir una de de esas míticas  “despedidas” que se hacen… pero sabéis como soy, y no lo puedo evitar.
Recuerdo el primer viernes que entré en aquella clase, seríamos 6 o 7, no más, y ninguna tenía ni idea de lo que pasaría, ni de quién entraría por la puerta; ni de nada. Por suerte por aquella puerta marrón de la antigua Academia Degas, ahora Allegro, entró Tania, a la que ya conocíamos, seguida de Clara. Esto, lo creáis o no, fue hace ya 4 años, que se dice poco.
Desde ese mismo momento empezamos a aprender a bailar, a expresarnos de una forma diferente, a soltarnos, a olvidar todo lo demás. Solo bailar.
Nuestra primera coreografía, “In my arms”, ¿la recordáis? Con aquellos vestidos grises del lazo negro y con lentejuelas… A este primer baile le siguieron muchos otros, “Rocky”, “Loba”, “Boom boom pow”, “Smooth criminal+They don’t care about us”, “What do you got?”, “1,2,3”, innumerables remix, “More”, “Burlesque”… ¿No son pocos, verdad? Debería nombrar no solo los festivales, lo que la gente ve, sino también lo que no ve, los ensayos, los nervios, los fallos, el estrés, el esfuerzo, la impotencia…
Alguna de vosotras se quedó por el camino, pero siempre estaréis ahí… Ahora sé que yo voy a seguir bailando, y no sola, pero lo que también sé es que muchas de vosotras, con las que compartí tanto de mi misma, se van, y las voy a echar de menos.

Gracias Allegro. Siempre tendréis un hueco aquí.


jueves, 2 de junio de 2011

La pequeña hada de alas delicadas y ojillos brillantes se posó sobre el alféizar de mi ventana. Hacía sol, y el pequeño ser resplandecía. Abrí la ventana y extendí la mano para que entrara en mi habitación. Ella agitó las alitas y fue dejando tras de sí un pequeño rastro de polvo de hadas. Luego me habló:
-¿Por qué no sonríes?
+Tengo miedo, fuera hay gente mala, gente mala que me quiere hacer daño...
-¿Por qué no te enfrentas a ellos?
+Son más grandes que yo, y no puedo hacer nada...
-Sólo una cosa convierte en imposible un sueño: el miedo a fracasar, así que ve adelante, si tienes un sueño persíguelo, no dejes que nadie te detenga.

lunes, 30 de mayo de 2011

.

Había tormenta. Miré por la ventana y vi un gran rayo iluminando el cielo. Me acurruqué en mi mantita y acerqué mi boca al tazón de chocolate caliente que sostenía entre mis manos. Bebí un poco. Quemaba. Me estiré para coger el mando y encendí la tele; estaban dando Moulin Rouge, mi película favorita, ya iba por la mitad, pero me daba igual, me sabía el diálogo de memoria. “Lo más grande que te puede ocurrir es amar y ser correspondido”. Qué frase tan bonita. Cerré los ojos; oía las canciones de la película de fondo, y empecé a soñar.
Era de noche, yo estaba en medio de mucha gente, y no era capaz de reconocer ninguna cara, todas estaban borrosas. Tenía miedo. Intenté abrirme paso entre la gente, llegar a algún lugar conocido, o por lo menos salir de aquella gran multitud. Los rostros de las personas ya eran más nítidos, pero no eran ni mucho menos agradables. Traté de encontrar un rostro amigo, pero la gente me empujaba y me miraba con desprecio. Me sentí pequeña. De pronto vi a una niña de unos cinco años, pelirroja, llorando en el suelo. Me acerqué a ella, “¿Qué te pasa?”, le pregunté. Había perdido a su hermano mayor.  “Te ayudaré”. Me lo agradeció entre llantos, se enjuagó las lágrimas y me dio la mano que le estaba tendiendo. “¿Cómo es tu hermano mayor?”. “¡Allí, allí, es él!”. Tiró de mí hacia la dirección en la que estaba señalando, y comenzó a correr, abriéndose paso de una forma sorprendente; agarré su mano con todas mis fuerzas; ella parecía conocer el camino, y yo no. Al fin conseguimos dejar atrás la enorme masa de prisa, estrés y mal humor. “¿Dónde está?”. “¡Por fin te encuentro enana! Me has dado un susto de muerte”. Él abrazó a la pequeña y me miró, como preguntándome quién era. Me presenté. Se presentó. “¿Cómo has llegado aquí?”. Pero yo no lo sabía. “No te preocupes”. Ellos no sabían cuánto tiempo llevaban allí. Cada día despertaban en un sitio diferente; normalmente era de noche, y no había ni un solo ápice de tranquilidad. Esperaban a alguien capaz de sacarlos de allí. “Eres tú”. “¿Yo?”. “¿No eres tú?”. Yo suponía que esperaban a alguien especial, a una especie de héroe o heroína, a alguien inteligente, importante... Todo lo contrario a mí. Corriente, usual, aburrida, nada fuera de lo normal. "Tienes que ser tú", susurró la pequeña. Me tiró de la ropa. Me dio pena. "Pero yo no sé lo que tengo que hacer". Cerré los ojos. Sentí la mano del chico sobre mi hombro, y con los ojos entreabiertos pude ver una mochila vieja, bastante gastada, de la que sobresalía una gorra verde...
"How wonderful life is, now you're in the world". Abrí los ojos. Los créditos aparecieron en la pantalla. Me había quedado dormida. Apagué la televisión, bostecé y me acerqué a la ventana. Había salido el sol y había gente en la calle. En el parque había un grupo de niños, me pareció ver a la pelirroja de mi sueño, pero no le di importancia. Pasó un grupo de skaters por la carretera. El último de ellos llevaba una vieja mochila gastada, y sobre la cabeza, una gran gorra verde. Me di la vuelta y sonreí. Él alzó la mirada hacia mi ventana y suspiró. Pero yo ya no podía verlo.

Y de repente...

...todo cobró sentido. Volvió el azul del cielo, las olas del mar recobraron su fuerza, las flores renacieron en el campo, más coloridas y brillantes que nunca, el agua volvió a brotar de las fuentes, los truenos sonaron más fuertes que ayer, las nubes se modelaron de nuevo, las farolas se estropearon otra vez, a clase volvieron las risas, la música volvía a animarme, las ganas regresaron a mí.

jueves, 26 de mayo de 2011

Eh! Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni siquiera yo, vale?


Si tienes un sueño tienes que protegerlo. Las personas que no llegan alto te dirán que seas igual que ellas. Si quieres algo ve por ello y punto.