martes, 30 de diciembre de 2014

Error 404-2014 not found

Es hora del mítico (típico) texto de fin de año y blaaaaaaaablabla. Ya sabéis que yo nunca quiero ser menos.
2014 sinónimo de viajes, de experiencias y de amistades. A pesar de que, como cada año, la fiesta que empezó el 2014 fue más expectativa que realidad, bien está lo que bien acaba. "Sea cuál sea el sitio donde se termine el año, lo más importante es celebrarlo con los de siempre, poner buena cara al año que entra, bailar hasta que suenen Los Limones como señal de que la fiesta termina e ir a descansar los pies acompañados de un buen chocolate calentito con churros cuando ya sea de día. El uno de enero se ha hecho para descansar." O eso dicen.
Me he pasado el 90% de este año fuera de casa. "Luego escribiré Berlín, para que llegue el invierno". Capitales, pueblos y mucha, mucha carretera (y casi tantas horas de aeropuerto). Maletas. Pffff, las maletas. Viva la vida. Pero vivan las soluciones, hakuna matata como forma de seguir adelante. Maloserá como forma de vida. ¿Lo mejor de todos esos viajes? La compañía. Un viaje solitario pierde casi toda la gracia (y el último, de casualidad solitario, perdió también la maleta).
No quedan atrás los km en Trueno, el tren a Villagarcía o cualquiera de los buses que cogí a Vigo o a Santiago (que no fueron pocos). Ni tampoco las rotondas a golpe de Let it go.
Idas de olla, planes improvisados y mucha fiesta. De nuevo con los de siempre y por primera vez con los recién llegados. Hiperactividad multiplicada por falta de horas de sueño y más siestas que en toda mi vida.
El 2014 ha traído tantos cambios que no voy a nombrarlos, se ha llevado a menos malas compañías que el anterior y ha acercado más que nunca a quien lo merecía. Me ha presentado a mucha gente maravillosa y ha permitido que no cambiaran las cosas con los que decidieron no marcharse. Y si hubo cambios, siempre para mejor.
Pero ¿y el verano? Madre mía, EL VERANO. Junio viajero, julio de visitas y de recorrer Galicia, agosto de fiestas y de recorrer más Galicia. Verano de reencuentros y septiembre de despedidas. Hasta dentro de 3 meses.
Pero vaya 3 meses. Leipzig tardando menos de nada en convertirse en mi casa y vosotros, gafe tras gafe, en mi familia. 3 meses muy musicales, muy fríos y durmiendo poco, pero con una rutina maravillosa.
Y llega diciembre sin que nos demos cuenta. Llega diciembre y toca volver. Tocan sorpresas, toca aeropuerto, toca Coruña y también Santiago, toca 5ºE y tocan más cambios. Pero toca casa, sofá y mi cama. MI CAMAAA. Desgraciadamente 2 semanas no dan para mucho, pero sí para más de lo que creía. Esta noche se lía y ya por la mañana nos contaremos nuestros problemas bañándolos en chocolate.
Así que eso, a quien quiera darse por aludido, gracias por este año de viajes, por las idas de olla, por las despedidas y reencuentros, por las horas de loquear, de sinsentidos y porque todo tiene su momento.
Yo me llevo en la maleta muchos momentos, muchas promesas y lo que he madurado este año, que no es poco (espero que no me la pierdan).
Nos vemos en el agua, en dos semanas estamos y gracias por venir. Feliz 2015 a todos.



PD: a algunos os veo en unos días, de otros me toca despedirme y a quienes ya no veré hasta marzo, tranquilos, está a la vuelta de la esquina, lo soportaréis.


lunes, 22 de diciembre de 2014

2014[level 95% completed]

Aquí estoy de nuevo, sí. Dos es casualidad, pero tres ya se considera costumbre, así que lo siento mucho, gafados, sé que odiáis que escriba estas cosas, pero… a punto de cumplirse 3 meses desde nuestra llegada, a punto de finalizar el 2014, y con un ratillo por delante en el aeropuerto, tendréis que soportarlo.
No puedo publicar esto ahora mientras lo escribo, por razones obvias, pero en cuanto ya no haya más sorpresas que dar, lo haré.
Si 3 meses no son más que suficientes para conocer a una persona (o a un grupo de ellas), que vengan y me lo demuestren, porque si lo que tenemos no es confianza que me digan lo que es. Formáis parte de mi día a día, de mi semana y de mi rutina. Volver estas dos semanitas a casa me servirán para darme cuenta de lo presentes que os tengo y de lo “familia” que somos. Cuando diga que “amo la vida todo ya” o empiece una sorpresa con un “lalaa” o suene una de nuestras muchas canciones, no será lo mismo porque nadie lo entenderá. Pero "en dos semanas estamos".

Y a los que estáis ahora en Ferrol, Coruña, Santiago, o donde quiera que estéis, sepáis o no que en unas horas nos vemos: no me olvido de vosotros y tengo unas ganas de veros que no os da la olla.

Y ahora que ya ha pasado mi estresante jueves de viaje, mis pocas horas de sueño y mis sorpresas por Galicia adelante, puedo decir que, a pesar de que me atrasaran el vuelo, estuviera más de 12 horas viajando y me pierderan la maleta, valió la pena.

domingo, 14 de diciembre de 2014

FELICIDADES RAQUEL

Empezamos copiándonos el vestido de la comunión y acabamos mandándonos notas de audio insultándonos para demostrar lo mucho que nos echamos de menos. Y sí, nos echo de menos.
Hemos crecido tanto sin darnos cuenta que pasamos del bus al coche, de Armas a Velvet y de Velvet al Dolce, del "5:30 Correos" al "te recojo a menos 10".
Pero hay cosas que nunca cambian, ni pasando de casi 24h al día juntas a estar sin vernos 3 meses.
No imagino diciembre sin tus recordatorios de cumple, ni enero sin tus quejas. No concibo febrero sin nuestra emoción por los Carnavales, ni marzo y abril sin 2500 momentos contigo. No habría mayo sin tus críticas a las lumas que empiezan a enseñar el culo, pero tampoco junio sin estrés ni julio sin libertad. Tampoco sé qué sería de agosto sin leerte 5 horas antes preguntando qué vamos a ponernos (pesada). Septiembre no sería septiembre sin tus siestas, ni octubre sin tu postureo. Pero noviembre no tendría sentido si no te propusieras escuchar música una vez más. Y 365 días después, se repite todo: nuestras noches improvisadas, nuestras idas de olla, nuestros viajes y nuestros momentos de hiperactividad.
Te quiero aunque te llame de todo, te echo de menos y nos vemos en 6 días*
Gracias por ser conmigo
Y aquí estamos, otro año después tú esperando tu felicitación y yo sin imaginarme un "año que viene" sin todo esto.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Os quiero más que al pfand y.

Parece mentira, pero ya llevo aquí dos meses. Dos intensos meses en los que no hemos parado. Y ahora creo, pienso, no dudo y prometo que no miento cuando digo que no quiero irme de aquí.
Os quiero mucho y muy fuerte por sacarme de casa todos los días y por hacerme cantar todas las noches. Por hacerme sentir en casa a km de ella, por conseguir que la confianza no sea algo que necesite tiempo para crearse, por dejarme ser más yo que nunca.
Soy de las que se queja por todo y más, pero también de las que quiere haceros saber cuando algo está bien y, sin duda, esto lo está. ¿Cómo no iba a estarlo? Si me duele la barriga, pero de reírme; me muero de sueño, pero por aprovechar 27 horas al día 9 días a la semana; no tengo tiempo para mí, pero porque prefiero pasarlo con vosotros.
Que no se acaben las noches de C4, ni las tardes de Backwerk, ni las reflexiones de vuelta a casa, ni mis interminables listas, ni las sorpresas de cumpleaños, ni las pelis en casa, ni nada ya.
Le habéis dado otro significado, todavía más grande, a la complicidad y al buen rollo.
Sois más grandes que Mufasa y unos máquinas y todavía no os habéis enterao, pero a ver ya cuándo hacemos skype, eh hijoooos. (Y a ver para cuándo el disco de nuestra banda sonora oficial con canciones originales).
                                     




Y después de la noche de ayer, cito: "...desde que estoy aquí me he dado cuenta de que amo la vida de verdad".
Ea, se acabó mi dosis de amor del mes.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Disque a morriña nos vén de fábrica aos galegos, e vai ser certo

No sé si por tanto vivamos, soñemos y respiremos como galegos, o porque el otoño es traicionero, o porque ya era hora y punto.
Me falta el olor del mar, pero no el de marea baja. Me falta el coger el coche para perdernos por la costa, pero no los días de sofá. O sí: me faltan mi sofá, las palomitas y las invasiones al 2A. Me falta Compostela, con su lluvia, con sus quejas por mis innumerables visitas y con su corona en el corcho. Me faltan las cuestas y me faltan los domingos. Me falta quejarme por vuestra indecisión y ser la más indecisa de todos.
No quiero irme de aquí, pero quiero volver un rato



"Noviembre siempre triste"

lunes, 3 de noviembre de 2014

¡QUÉ FALSOS!

Aquí estoy, un mes después de mi llegada, con nuestra banda sonora en Spotify mientras abro el blog tras un tiempo algo descuidado.

Leo mis dos entradas anteriores y me da la risa. Sigo sin creerme que no tuviera ganas de venir, porque ahora mismo no quiero ni pensar en tener que volver. No me imagino madrugar sin quejarme por haberme quedado cuando ya no había tram de vuelta, ni tener todas las clases en español. No me imagino no pelearme con la gente por un sitio en el Mensa ni que el pan sea gratis. Me he acostumbrado al chocolate del backwerk y a hacer tiempo donde sea por no quedarnos en cama mirando al techo, y a tener plan noche tras noche y cantar una y otra vez las mismas canciones en el C4. No me gustan las rutinas, pero si tengo que vivir así, creo que podría soportarlo.

Y creo que podría soportar vuestra compañía no 5 ni 10 meses, sino toda una vida, que es lo que parece que llevamos juntos. Firmaría por escuchar chistes malos, recopilar frases célebres, veros beber cerveza, aguantar vaciles por ser la pequeña, imitar las formas de hablar de unos y de otros y que se nos acabe pegando una mezcla de todos, escribir canciones sobre cualquier cosa, encontrar alguna excusa para juntarnos y perder el tram cada semana. 

Porque os quiero a todosh y amo la vida todo ya, aunque a veces penséis "menuda petunia" y haya pique, podemos echar el día, la tarde, la noche (o el Erasmus entero) que je lía fleje seguro. Sois clave, estáis on fire y me hacéis risa. Ya sé que tenía que haberlo comprao (comprao, comprao...), pero aquí el que no tenga deudas con los demás no es persona. Bueno, un poco. Y si al volver a España os cagáis en la burra, os da fatiga y encontráis algo pal piso, acordaos de ese primer mes de "si tú no tienes amigos" y "lo único que no voy a echar de menos de España es Bailando", poneros a Avicii y tomaros un buche, que la nächste haltestelle será la nuestra, y lo sabes. Sólo tengo que deciros una cosa más: VAYA TELA CHIQUIS!

En serio, gracias a todos por esto y por lo que nos queda por delante, que se de por aludido quien quiera, pero que ninguno haga bomba de humo.




lunes, 29 de septiembre de 2014

19 veces 29

Hace 3 días era la persona más insoportable sobre la faz de la tierra, hoy os doy las gracias porque, si hay algo que no me esperaba para entrar en los 19, eran un paquete en la puerta (porque sí, el cartero sí llega a casa) y una sorpresa en dropbox.
"Sabíamos que los alemanes nos las cobrarían por la Eurocopa y por el Mundial...pero no creímos que se fuesen a llevar a una de nuestras amigas..." Y lo que yo no creía era que con casi 2000km de por medio podíais hacerme sentir tan en casa. Procedo al discurso de agradecimiento de los Oscars.

De Coo, prometo no olvidaros y volver, que la comida en el corner queda pendiente para celebrarlo.

"Este vídeo é para acercarte un pouco máis a Frungidores agora que non estás"(gracias por el pedazo de Doniños y por el pedazo de Lara).

Yagueta, aunque no se entienda ni la mitad de lo que dices, gracias a ti y a las Marías de la Alameda por la felicitación jajajajja

Si te has quedado despierta siendo una marmota humana sólo para felicitarme a las 00:00, es por algo, así que prometo no tener en cuenta que "no seas mucho de hablar con la gente" si nos ponemos al día de vez en cuando. Pero vas a caéh, te lo digo mujéh!

Que Leipzig va a ser una misión cumplida lo saben hasta en China, y que te cantaré en Navidades todo lo que no haré estos meses, también. Gracias por aficionarme al Ferrolano y gracias a las dos por ser tres y por ser Big Three y casa. Nos vemos en el agua.

Prometo ponerme el mandilón para volar si tú prometes que dejarás de roncar por mí, que te oigo desde aquí lupiluuuu. (Tienes un sitio guardado el 22 de diciembre para celebrarlo en Doni).

Ni la distancia ni la "desdicha" van a cambiar nada, aquí estoy para contarte todo y más. Tranqui, tendrás tu posavasos y no te cambio ni por Ylos y el del patinete juntos, Bork.

Evi, allí te espero, que son muchos años y solo acabamos de empezar. Y gracias a la pareja oficial de frungidores por no olvidarse de mí(y felicidades Miko).

No sé si darte las gracias por que me hayas felicitado cuando tenías que hacerlo o pegarte por que eso sea raro. Me quedo con lo primero y la promesa de ese vídeo bailando, Charlie.

Y ni el buen gorgorito final ni nada, lo mejor de vuestra estelar aparición es, sin duda, que me habéis demostrado que el sentimiento de Spotify premium sigue ahí. Meri, cuando esté triste me imaginaré a un panchito corriendo a ritmo de Corre corre corasón, y Alex, si aún así sigo triste recordaré el último minuto de las tomas falsas. Gracias a los dos por hacerme reír y por estar en todo.

Aunque falte más de lo que nos gustaría para Navidades, te cansarás de mí en esos días, que Trueno y yo te echamos de menos cara de red.

Por último, pero no menos importante... porque nos hemos vendido la dignidad el uno al otro, porque JM bendijo la unión, por merecernos y por seguir sorprendiéndonos, gracias por quererme más que tu madre. Y por el típex, sobre todo por el típex.


FELICES 19 PARA MÍ Y PUNTO.




domingo, 21 de septiembre de 2014

Empieza a crear la banda sonora de tu septiembre, buen rollinssss, que boa falta fai.

Wir sind im September. Wilkommen Herbst. 
Caen las hojas y también los ánimos.
"Cuando baja la marea, cuando aprieta el corazón"
Bajan las temperaturas, los calendarios vuelven a cobrar sentido y los relojes dejan de ser una simple marca del sol en la muñeca.
Nuevas ideas, nuevos propósitos y nuevas fotos en la pared de esa habitación universitaria.
"Y a ver cómo te explico yo..."
Cambios de aires, cambios de armario, cincuenta y cuatro promesas.
Cambios, al fin y al cabo. Caaaaaaaaaaaaaambios. It's time to change(?). Unos más y otros menos, pero septiembre es, sin duda alguna, sinónimo de cambios. Más que enero, más que junio y más que un día que no sabes que ponerte antes de salir.
La distancia me confunde. El contacto con los de siempre se resiente, pero vuelve la relación con quienes menos te lo esperas. Es raro(no digo diferente, digo raro). La distancia me confunde y mucho.
Suerte, fuerza y buen curso amiguitos. Que todo siga tan bien como hasta ahora y que todos os acordéis de vuestras/nuestras casas siempre que caiga la lluvia sobre suelos gallegos. Abrigaos, que se acerca el invierno y no estoy yo para abriros las puertas del 2ºA con pizzas y palomitas en mi supersofá.
Y aquí os dejo el caos que viene siendo mi cabeza estos días. No lo entendáis, que ni yo lo hago. No lo intentéis, lo único que vais a conseguir es darle tantas vueltas a la cabeza como yo a Trueno en una rotonda con Frozen de fondo.

Empieza a crear la banda sonora de tu septiembre, buen rollinssss, que boa falta fai.


Ah, y maloserá.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Hemos pestañeado y se nos ha ido de las manos

Las despedidas son la mayor porquería en este mundo, y no, no se me dan genial. Seguiré diciendo cada año que ha sido mi mejor verano, si prometéis estar en él para el siguiente. Y como no me gusta despedirme, lo hago con una semana de antelación, para tener tiempo de asimilar que no vuelvo a pisar Ferrol hasta el 21 de diciembre y para empezar tranquila la cuenta atrás. Sé que llevo quejándome un mes y que estáis de mí hasta los mismísimos, pero entendedme, me he quejado de todo desde que tengo uso de razón, aunque en el fondo me encantan la mitad de esas cosas.
Y os voy a confesar algo: tengo miedo de irme. Tengo miedo del alemán, tengo miedo de morir de hambre porque soy una inútil cocinando, tengo miedo de perderme de camino a clase y tengo miedo de caerme de la bici. Y me da igual, porque a la vez tengo tantas ganas que no os da la olla. Pero, sobre todo, tengo miedo de volver. No de volver sin más, sino de volver y lo que me pueda encontrar. De que ya no nos sentemos en el murito de Armas, de que el 5ºE tenga el sofá ocupado, de que no haya sitio en el ferrolano y de que Doniños cambie tanto que no lo reconozca. De que haya alguien ocupando mi lugar, o que ya no haga falta que os de la vara todos los días.
En serio, sólo tengo que mirar 12 meses atrás para darme cuenta de lo que podemos cambiar en un año. Hace un año estábamos todos perdiditos en las presentaciones, loqueando cada jueves o en un Monbus cada domingo. Pero hemos pestañeado y se nos ha ido de las manos. Cerré los ojos tomando algo en Pichu una tarde de mayo y los he abierto con las maletas hechas y las fotos de este año en la de mano.
Igual es porque somos diferentes, o porque queremos parecernos de vez en cuando. Puede que sea porque el roce hace el cariño, o porque el cariño hace el roce. Quizás porque donde hay confianza, da asco, o por dar más confianza que asco. A lo mejor tiene que ver con las risas. Muy probable. Pero el caso es que os voy a echar de menos, y que, si vuelvo, es por vosotros.La confianza ganada (y no la forzada) es la que realmente vale.
No se puede decir que hayamos vivido miles de veranos ni que compartamos un trillón de intereses, pero bien está lo que bien acaba. Así que, feliz última semana de mi verano.











lunes, 21 de julio de 2014

#AliEnfurecida

    Queda claro lo desorientada que estoy si os digo que llevo todo el día pensando que es domingo. Viva el verano. Porque no es domingo, ¿no?

"You build your heart of plastic, 
get cynical and sarcastic,
and end up in the corner on your own."

    Hoy me apetece escribir para deciros lo indignada que estoy. Estoy indignada con el maldito postureo y con lo que os importa a todos lo que hagan los demás. Si cada uno se preocupase por su vida y dejara la de los otros, todo nos iría mucho mejor. Y eso por no hablar de lo que os angustia lo que los demás piensen de vosotros, que ya es otra historia. Ponéis tanta atención en el 100% de la gente, que ignoráis lo que les pasa al 10% que realmente importa. Cuánto hay que madurar, madre mía. 
    Y no os creáis que yo voy aquí de "soy super mayor y siempre sé de lo que hablo", que para nada. Pero al menos no estoy 24 horas al día pendiente de si me ven o me dejan de ver haciendo algo por si pierdo, no sé, nivel social(?). Qué triste es a veces veros comportaros así. A pequeñas dosis es gracioso ver cómo os agobiáis, pero llega un momento en el que tenéis que hacéroslo mirar. ¡Que es verano! Dejad de preocuparos, que hay que vivir la vida, lalalalá.
    Pero claro, el problema llega cuando me hacéis a mí sentir que algo estoy haciendo mal por lo que dije antes del 10% que realmente importa, porque si yo selecciono a ese pequeño porcentaje, pero vosotros no os dais cuenta, ¿de qué sirve? Estamos en las mismas. Vosotros no os centráis en nadie y los que lo hacen no reciben nada a cambio. A vida é dura. 
    Menos mal que el mundo no está (del todo) perdido y unos pocos sí se dan cuenta, menos mal. Puede que por eso no me deje conocer de primeras y prefiera escuchar las tonterías que decís para saber si valéis la pena. Bastantes chascos me ahorro. Pero si decido invertir mi tiempo en vosotros, habréis pasado esa fase de duda y diré felizmente que formáis parte de ese maldito 10%.


"Because I'd love to feel loved, but I can't stand the rejection
I hide behind my jokes as a form or protection
I thought I was close but under further inspection,
it seems I've been running in the wrong direction."

jueves, 10 de julio de 2014

Felices 16

11 de julio de 1998. Creo que es obvio que no me acuerdo del momento en el que me dijeron que iba a tener una hermanita, lo que sí sé, es que después de llegar tú, yo no quería que fuéramos más, me llegaba contigo. Y es que eso de dar la vara viene de lejos...que no, que es broma. Desde aquellos días en los que mis juguetes eran sólo míos y los tuyos eran para compartir, hasta hoy, cuando hemos pasado a compartir otro tipo de cosas.
Es difícil explicar a un hijo único lo que se está perdiendo, pero lo que puedo decir es que yo no sería la misma persona si no hubiera tenido que soportarte durante 16 años, y que no cambiaría por nada todo ese tiempo, ni siquiera las peleas y los enfados tontos. Al fin y al cabo, los hermanos se pelean, pero que nadie te toque porque sólo yo puedo gritarte. Es lo que hay.
Este año separadas nos ha unido más de lo que esperaba, y además de felicitarte por tus 16, quiero decirte que estoy más orgullosa de ti de lo que lo he estado nunca de nadie. Has demostrado ser más fuerte que mucha gente y que puedes con todo lo que te echen. Así que sigue creciendo como hasta ahora y ya sabes donde estoy.
Te quiero Cris, felices 16 desde la habitación de al lado (otra vez).

PD: por muchos años que cumplas no vas a ser más alta que yo. Y punto.

martes, 1 de julio de 2014

If we get to see tomorrow

Ojalá fuéramos capaces de decir la mitad de las cosas que se nos pasan por la cabeza. O hablamos sin pensar o no decimos nada. Ojalá un término medio, ojalá más valientes. Ojalá.

Presumimos de valentía frente a mil millones de situaciones, pero a la hora de la verdad somos tan cobardes como el 99,9% de la gente. A la hora de la verdad olvidamos ese poder de decisión y simplemente nos escondemos. Así es la vida, supongo.

Suponer se nos da bien, no hay que arriesgarse mucho para ello, y si te equivocas, remites a lo que has dicho y te justificas con un "dije que lo suponía". Qué pocos riesgos corremos, madre mía.

Y madre mía qué razón la de todas ellas. "El que no arriesga no gana". "Hasta que no lo intentes no lo sabrás". Vaya. Pero seguimos medio consejo y tiramos pa'lante con una buena máscara de persona valiente que tape completamente nuestra estupidez, pero aún así nos permita pasar desapercibidos.

Y a pesar de todo, aquí seguimos, sin decir la mitad de las cosas que se nos pasan por la cabeza. Sin salirnos de nuestro guión, sin dejar de mentirnos a nosotros mismos. Esperando a que ocurra un milagro y llegue el mundo al revés. Pero, al fin y al cabo, esperando.(Esperar: Tener esperanza de conseguir lo que se deseas. Creer que algo ha de suceder. Desear que algo ocurra.) 

Tanta complicidad y tantas promesas, ¿para qué? Si todos sabemos que va a seguir como hasta ahora. Los cambios bruscos están mal vistos, y lo sabemos. Y así toda la vida, entre ojalás y más de la mitad de las cosas que se nos pasan por la cabeza.





domingo, 11 de mayo de 2014

Domingo, sí, pero el último(casi).

Domingo y se acaba mi rutina. Pero oye, me gustaba, me había acostumbrado a esas 3 horas de Monbus escuchando la música del conductor de turno, o pidiendo en bajito que no se me sentara nadie al lado en Pontedeume para poder ir tranquila, al menos, la mitad del viaje. 
Dicen que a todo se acostumbra uno, que somos animales de hábitos. Pues debe de ser cierto. Me gustaba llegar a Vigo a las 9 y pico y ver la puesta de sol desde el bus en el puente de Rande después de haberme pasado una hora intentando hacer algo productivo y las otras dos con los cascos puestos. Diría que hasta me había acostumbrado a vuestras caras de sobados los lunes en funny, o a las 8 horas de clase (bueno, a eso no). A las horas de vida en la cafetería, esa cafetería que trasladamos nosotros al sol cuando se podía. Incluso a los malditos vaciles, anteproyectas, sí, a eso también.
A todo eso y más. Lo mejor eran los miércoles sintiéndome mal de camino a Santiago en vez de estar estudiando, las noches que empezaban en Conxo o saber que el 5ºE siempre tenía las puertas abiertas y unas mantas para mí. Los jueves de vuelta, las subidas y bajadas al Cuvi, las cenas en el Ecos...y las mil y una noches que, aunque no fueran tantas ni de lejos, lo superan todo en grandeza (lo importante es la calidad, no la cantidad). Grandeza por vosotros, calidad por los momentos y cantidad por las cuestas al Unique. Y único cada jueves después de 4 días quejándonos del frío, el hambre o las incómodas sillas naranjas. 
Llegaba el viernes ("I'm having my mum's food!" como diría nuestra querida) y los viajes a casa. Os prometo que Ferrol nunca fue tan "casa" como este año. Apreciamos las cosas cuando están lejos, y yo aprendí a valoraros y a echar de menos mi maravillosa cama. No digo nada del grandioso verano que nos espera para no quitarle emoción. Y domingo de vuelta otra vez.
Eso cuando se iba a casa, pero que no queden atrás ni sean menos los findes sin viaje, los viernes vigueses y los gofres en Príncipe. Un placer vivir en la misma ciudad que vosotros más de 5 días al año en Tui. Y dicen que los domingos productivos académicamente no existen, ni existirán nunca, y que poca gente me saca de casa el último día de la semana, pero eso sí, por ir a tomar algo y echarnos unas risas en buena compañía que no sea, que ya de paso empezamos la semana con fuerza.
Poco más tengo que decir, ya me he alargado bastante. Ah, y que aunque descubrí un poco tarde a las futboleras como yo, en tercero nos apropiaremos de un bar para todos y cada uno de los partidos.


Declaro cuasi oficialmente inaugurado mi verano y, con él, mis semanas sin domingos, sin lunes y sin saber en qué día vivo.

sábado, 3 de mayo de 2014

Sensaciones

Despertar sin saber qué día es, darte cuenta de que es sábado y remolonear durante horas. Un buen libro al sol. Un colacao en una tarde lluviosa de invierno. Un buen domingo con buena compañía para empezar la semana con fuerzas. Encontrarte a un viejo conocido por la calle y ponerte al día. Una canción que te levanta el ánimo. Una cena con tus amigos. Ferrol lleno de gente. Una noche de fiesta improvisada. El olor a la lluvia en verano. Un viaje. Una foto espontánea. Planear un fin de semana o dejarse llevar por el momento. Un beso en la frente. Pasar la tarde entre pelis, palomitas y mantas escuchando la lluvia fuera. Un día en familia. Un reencuentro. Cantar muy alto en el coche. Una tarde en la playa. Perder la noción del tiempo. Pasar una ola por debajo con la tabla. Una coincidencia. Muchas coincidencias. El primer baño del verano. Un mal chiste de un amigo. Reírte porque sí.

[Feliz sábado a todos en los que he pensado mientras escribía esto.]


martes, 29 de abril de 2014

DMD-29 de abril

Feliz día internacional de la danza a todos los que son, han sido y serán parte de este mundo. No creo que se pueda decir "yo era bailarina", ¿has dejado de serlo, acaso? No. Has dejado de bailar, has dejado de pasar horas a la semana en esa escuela en la que viviste años, en esa segunda casa y con esa segunda familia. Has dejado de pasar nervios antes de cada actuación y antes de cada examen. Has dejado de llorar, reír y enfadarte con el baile como único motivo para ello. Has dejado de llevar los apuntes a la escuela por no dejar de ir a una clase más, para autoengañarte pensando que ibas a estudiar algo allí. Has dejado de guardar el secreto del tema de la actuación de fin de curso, de emocionarte cuando ves por primera vez el vestuario y de rechazar planes por tus clases. Y he dejado todo eso atrás. 
¿Cuántos de vosotros veis bailar a vuestra antigua escuela, vais a ver algún ensayo y lo echáis de menos? ¿Cuántos de vosotros desearíais volver a sentaros en las butacas del teatro cuando esta vacío y lo único que se oyen son los nervios y sus consecuencias? Pues todos esos son los únicos que entienden lo que se siente cuando tu vida para de girar en torno a algo tras 14 años haciéndolo.
Echo de menos mi segunda casa, echo de menos Allegro, pero sobre todo, echo de menos bailar. Y, por supuesto, respondiendo a la pregunta del principio, no, nunca se deja de ser bailarina, porque nunca vas a dejar de querer bailar cuando escuches una canción que te guste, nunca vas a dejar de repasar los pasos de algo que hiciste mentalmente, nunca vas a dejar de cerrar los puños con el pulgar por dentro ni de colocar los pies en primera posición. No te cansarás de repetir cómo funciona "eso de las puntas", ni de ver vídeos una y otra vez. Si has bailado durante toda tu vida, nadie te quita lo que has sentido todos estos años. Si alguna vez has sido un bailarín o una bailarina, lo serás siempre.
"Todo artista tiene el orgullo de su arte. Todo artista defenderá siempre el arte cuyo contacto le ha estremecido. A causa de lo que ha buscado y perdido, y a causa de lo que desea intensamente compartir
(...)
'Impón tu suerte, aférrate a tu felicidad y ve hacia tu riesgo. Al mirarte, se acostumbrarán'.
¡Intentadlo, equivocaos y comenzad de nuevo, pero sobre todo bailad, no dejéis  jamás de bailar!"
Porque las bailarinas no sudan, brillan.


domingo, 20 de abril de 2014

Frungis=casa

Bendita semana y benditos reencuentros. Que la semana ha sido más santa por teneros aquí, Ferrol recupera sus colores cuando nos juntamos, y entre tronos y escapadas me demostráis cada vez más. A eso de "no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes", podemos añadirle un "no sabes que echas algo de menos hasta que vuelve".
Pilas puestas, suerte en los exámenes y fuerza este mes que queda.
No me faltéis nunca, que el verano nos espera.


Pd: gracias.

miércoles, 9 de abril de 2014

¿Y si volvemos a empezar, qué tal?

Y hoy me voy a dormir después de mucho tiempo con arena en los pies, con el olor a mar todavía en la nariz. Con esa mezcla de miedo a la tormenta y gusto por el olor a lluvia después de un día de sol, ese olor a lluvia de verano que más que a tierra mojada huele a bonitas tardes en Pantín. Pero también me voy a dormir con odio a las noticias y sintiendo que la vida no es justa.
Un bus a la playa, un paseo por la orilla y "una puesta de sol en Galicia".
Por más tardes con sabor a helado de avellana y ganas de más.



domingo, 6 de abril de 2014

No dejes de crecer*

No me hace falta una foto bonita para decirte cuatro cursiladas, y voy a ser breve que ya leíste suficiente por adelantado. Tres años y seguiremos sin aburrirnos el uno del otro, tres años y seguiremos sin saber qué decir más de una vez. Pero ni silencios incómodos, ni nada que echarte en cara. Simplemente gracias por estar ahí y no cansarte. Felices 19 payaso, hay que quererte.





viernes, 28 de marzo de 2014

Pa'lante que maloserá

Música, Colacao(el de verdad) y mi cabeza.
Música escrita para cada momento de mi semana. El Colacao de las 11, o el de las 5, o el de las 22.[El café es para los valientes.]  Mi cabeza acostumbrada a pensar, a darle vueltas a todo.
Viernes. Y me doy cuenta de lo bien que estoy y de lo poco que apreciamos eso. No deja de ser curioso cómo siempre preguntamos a la gente gris qué le pasa, e ignoramos a los que están satisfechos. Y no deja de ser curioso porque hoy en día es más raro lo segundo que lo primero. Es triste. No nos fijamos en los detalles. En ese mensaje antes de ir a dormir, o en esa sonrisa un lunes por la mañana. Una simple broma que signifique algo, una canción. Un "hoy me acordé de ti". Qué bien sienta. Decir algo pensándolo de verdad, no por compromiso. Es difícil diferenciarlo, pero cuando maduras ya no intentas quedar bien con todos, no te importa lo que piensen si tú no les importas. La gente madura (unos antes que otros), pero madura. Es ley de vida. Aunque hay algunos que se quedan siempre en el árbol y sin tocar el suelo en la vida. Luego la caída les será más dura, porque el árbol habrá ido creciendo y, con él, la distancia al suelo; y habrá menos gente abajo esperando esa caída, eso seguro. Meus pobres.
Esto me gusta cada vez más: Vigo será la ciudad de las mil cuestas, pero también la de los mil rincones y los mil momentos por recordar. [Incluso empiezo a alegrarme cuando gana el Celta, pero eso es un secreto]. Poco a poco, keep calm.
Y dicho esto, estar fuera de casa me ha enseñado a apreciarla, a echar de menos a los míos y a tomar decisiones por mi cuenta. Feliz fin de semana desde una acogedora 2D y una cabeza con un desorden que nunca conseguiréis organizar. Está bien así.

"Cuando amas lo que tienes, tienes todo lo que quieres"

sábado, 22 de marzo de 2014

Felices 19, rubia

Pediches máis domingos de blog, e mañá é o domingo dos teus 19 e doutra primavera que se suma. (Fago a excepción de escribir en galego porque penso que a ocasión o merece.)
Se penso en Lara o primeiro que me vén á cabeza é que Afganistán é a capital de Turquía, é inevitable, ela conseguiu cambiar a orde de países e capitais un deses venres de cantón e Velvet e nunca máis volvería escoitar falar de capitais sen recordalo. Se falan de Lara pode ser polo #positivismoconLara, ou #LaraIndignada e #LaraEnfurecida, pode ser porque fai rir cando se aburre, ou pode ser porque agora mesmo leva 10 minutos emocionada e falando de tartas por Nenis. En serio, non sabedes o que é Lara neste momento. E cando digo "neste momento", digo "nestes 19 anos" e ese agobio que lle entra porque non ten tempo a nada na vida.
Xa van uns anos desde que empezamos esta viaxe por Doniños, Armas, EnPanes e demais, e pouco a pouco imos ampliando os nosos destinos, en cidades rivais pero tan unidas unhas coas outras coma sempre. Quen di Coruña e Vigo, di un sábado de portas abertas no 2ºA.
Porque é esa persoa capaz de dicir nunha mesma frase que nos bota de menos e "sucias perras" e quedar tan tranquila. É unha desas persoas que me anima a seguir escribindo. Lara é quen ten unha dúbida nunha palabra, en dez, e en cen, e pregúntame coma se eu soubese tódalas palabras deste mundo. E a tía confía cegamente, iso é o que me sorprende (para ben). É esa persoa que me presenta a un pesado de Ares dicindo que "é a lista do grupo, sabe moito inglés". Lara é graciosa ata cando está indignada e critica a alguén e mesmo cando se perde nunha conversación porque non entende nada e non para ata que o explicamos as veces que faga falta.
E podería seguir así horas, pero voume do tema. Felices 19 á administradora orixinal de Nenis, á creadora de tantos momentos inolvidables e á única rubia que conta chistes de rubias tontas.
QUÉROTE MOITO E MOI FORTE.

PD: confío nela cegamente, pero iso si, sempre que non sexa dentro dun coche e estea ela ao volante.

jueves, 20 de marzo de 2014

So tell me that you're not gonna leave again

Bienvenida primavera, felices jueves al sol y benditos los detalles. 

(pero despídete del miedo, olvida darle vueltas y malditas las inseguridades)
Que la vida es demasiado corta para pasarla sin tomar decisiones.

domingo, 16 de marzo de 2014

Tengo los amigos más raros del mundo*

*PERO CUÁNTO LOS QUIERO

Que con una nota de voz cantando Alex me puede alegrar la noche, sumando detalles tengo a Manu día sí día también, acordándose de mí muy de vez en cuando (menos veces de las que me gustaría) me sorprenden Carlos y Santi, reprochando todo y buscando porqués donde no los hay lleva Miko años. Meri y su guitarra o Meri y sus consejos, pero siempre la misma Meri.  Dani y nuestras sesiones de psicología sin tener ni idea de la vida; Lara aburrida, Lara contenta, Lara, a secas; que lo primero que nos diga Taju después de un mes sin verlo sea "na, este chaquetón me lo encontré". Dos por una las Dopico, sin quererlo llevan ahí más de lo que os pensáis; e Irene, auténtica con la vida misma. Y últimamente más que nunca Raquel y Ux, Ux y Raquel; Ux, sinónimo de vida, de Santiago y de sinceridad; Raquel, sinónimo de planes, de parecidos y de amistad verdadera. 
Tengo un desastre por grupo, pero qué bien se está con este desorden.


PD: que todo empezara por un broma y una canción... y así nos va



lunes, 10 de marzo de 2014

"Por todo lo que nos hemos perdido. Y por lo que hemos vivido"

   En la vida te pierdes momentos, pierdes sensaciones y pierdes el tiempo. Pero ganas personas, atesoras recuerdos y te emocionas con los tuyos.
    Puede que sea cierto eso de "cuando se cierra una puerta, se abre otra". No podría estar más de acuerdo. Y mira que nos quejamos (yo la primera) cuando nos toca cambiar de aires y de mares, después de pasarnos meses pidiendo a gritos que nos arranquen de la rutina. Y cuando llega el momento, ¿qué?, ahora lo que gritamos es que nos devuelvan nuestra cama y no nos cambien el colacao.
    Somos inconformistas por naturaleza. Que si blanco o negro, verde o azul, playa o montaña, rizo o liso, altos o bajos. ¿Estaremos contentos alguna vez con lo que tenemos? No lo creo. Nos gusta protestar, nos gusta conseguir lo que queremos, lo que creemos necesitar, somos cabezotas, es así. Y pasarán los años, pero seguiremos queriendo lo que no tenemos: el inconformismo nos define y formará parte de nosotros hasta que los cerdos vuelen.
    Así que nos lamentaremos de todo lo que hemos perdido y dejaremos de lado lo que vamos viviendo. "La vida es eso que pasa mientras tú haces otros planes". Olvídalo, agonías, y déjate llevar, que por verlo todo negro no va a desaparecer nada, empieza a agradecer lo que tienes alrededor, que cuando te des cuenta se habrá hundido con el resto. Espabila.


lunes, 3 de marzo de 2014

"¡Qué alegría más tonta!"

Gracias por esa dosis de "casa" que me habéis dado en estos carnavales y que (¿para qué mentir?) tanto necesitaba. Cada uno de su padre y de su madre, pero si el peor problema que puedo tener es que os autoinvitéis a mi casa a discutir sobre una peli y robarme palomitas (recolectadas de anteriores invasiones), seguid haciéndolo. Sois lo mejor que me podía haber pasado e incluso hacéis que la gente de Ferrol dé un poquito menos de asco.


[...]
Fantastic us, parapaparaparaa
[...]
Fantastic life, parapaparaparaa
[...]
Fantastic light, parapaparaparaa
Fantastic night, parapaparaparaa
Fantastic you, parapaparaparaa

Fantastic time, parapaparaparaa

Que aunque me dejéis la casa patas arriba, el 2A siempre tendrá la puerta abierta a vuestras invasiones.

Take a look at who's around you

domingo, 23 de febrero de 2014

Y seguirás siendo ese maldito uno.

Me he acostumbrado a escribir los domingos hasta el punto de que, si no lo hago, noto como que me olvido de algo.
Y hoy lo hago única y exclusivamente para esa persona que ha crecido y madurado conmigo, que me ha enseñado a reírme de todo y a dar consejos, a hacerle ver las cosas como las veo yo. A echar en cara y a no callar. Nunca me cansaré de recordar esos mandilones y esas ganas de soñar. Eres bienvenida cuando quieras volver, ya sabes donde estamos.



Para todos esos "puedo yo sola", estamos con un "todo va a ir bien" y un abrazo de oso.

domingo, 16 de febrero de 2014

"Y sentir que no estamos muertos"

Brindemos por la distancia cuando ésta no importa, por las diferencias cuando no se tienen en cuenta y por las amistades que permanecen años por encima de todas estas cosas. 

Que vaya semanita de montaña rusa, pero queda demostrado que "bien está lo que bien acaba", y que si tengo que elegir con qué quedarme de esta semana tan inv(f)ernal, me quedo con este finde sin volver a casa pero más en casa que nunca. A veces tener tanto sueño un domingo es señal de lo grandes que han sido los últimos días. Porque a veces no importan ni el cómo, ni el dónde, sino con quién.


Fuerza y feliz semana.

miércoles, 12 de febrero de 2014

"Las decepciones son al alma, lo que las tormentas al aire"

(Le he vuelto a coger el gustillo a esto de escribir, siempre ha sido una buena forma de desahogarme, pena que lo abandone tan a menudo.)
Tengo miedo de perder tantas cosas y a tantas personas, que me asusta dar cualquier paso y no hago más que quedarme en el punto exacto en el que estoy. Siempre habrá alguien que te diga "quien no arriesga, no gana" y cosas similares, y ojalá fuera tan fácil, pero no lo es. O sí, quién sabe. Mi filosofía de vida me impide seguir esa única y simple norma.
No me malinterpretéis, no siempre he sido así. Para nada: he arriesgado, y he ganado, pero también he perdido y, como ya dije, me asusta perder.

"everytime I try to fly, I fall, without my wings, I feel so small"


"Viento del este y niebla gris, anuncian que viene lo que ha de venir. No me imagino qué irá a suceder, mas lo que ahora pase, ya pasó otra vez"

sábado, 8 de febrero de 2014

.

Unas veces me siento
como pobre colina
y otras como montaña
de cumbres repetidas.
 
Unas veces me siento
como un acantilado
y en otras como un cielo
azul pero lejano.
 
A veces uno es
manantial entre rocas
y otras veces un árbol
con las últimas hojas.
Pero hoy me siento apenas
como laguna insomne
con un embarcadero
ya sin embarcaciones
una laguna verde
inmóvil y paciente
conforme con sus algas
sus musgos y sus peces,
sereno en mi confianza
confiando en que una tarde
te acerques y te mires,
te mires al mirarme.

                                                                            Mario Benedetti

domingo, 2 de febrero de 2014

"Your time will come, if you wait for it. It's hard, believe me, I've tried"

Mentiría si dijera que es innecesario pasarse algún fin de semana pensando. ¿Que no es agradable? No lo niego, pero eso no quita que todos lo necesitemos de vez en cuando. Puede ser un comentario, una canción o una foto lo que lo desencadene, pero si ocurre, es que era necesario.

Este me ha tocado a mí, y dos días dándole vueltas a las cosas dan para mucho(más de lo que pensáis). Da para recordar, para arrepentirse y para agradecer. No se puede vivir en el pasado, y mucho menos querer cambiarlo, aunque todos pequemos de tener esa intención en algún momento.

"Nos creímos tan fuertes como héroes de guerra". ¿Te crees que eres el único que se ha sentido así? No puedes estar más equivocado: todos, del primero al último de nosotros, se han creído capaces de hacer, decir y arreglar cualquier cosa, de superar lo que se pusiera por delante. Y en el 90% de los casos ha sido un fracaso. Pero de los errores se aprende, y se sale más fuerte, y ahí "error" pierde su significado. "Error: algo que no se ha realizado de la manera correcta". ¿Quién decide eso? A lo mejor no te salen las cosas como querías que te salieran, pero eso no las convierte en errores, y equivocarse te lleva a mejorar, así que en cierta medida, es la "manera correcta", aquella en la que las cosas debían hacerse, aunque los resultados no sean los esperados.

Me voy por las ramas. Jamás te arrepientas de antiguas amistades, ni de malas decisiones. Nadie es perfecto. A lo largo de los años hice muchas promesas, algunas se cumplen y otras no, pero en el momento en que las hice, tuve la intención de cumplirlas (y estoy segura de que no soy la única). Está claro que no puedes mantener siempre el mismo círculo de amigos, pero por duro que sea lo que os haya separado, no te arrepientas de haber compartido tiempo con ellos. Si le has hecho daño a alguien, pídele perdón, no puedes dejarlo pasar sin hacerlo y, una vez te hayas disculpado: tiempo, sea un mes, un año o lo que haga falta. Dale tiempo para que te perdone y date tiempo para perdonarte a ti mismo.

"I took a walk on a Saturday night, fog in the air, just to make my mind seem clear, where do I go from here?"

Sigo diciendo que echar de menos, momentos, personas o lugares, es el peor sentimiento del mundo, pero la vida sigue. No nos torturemos por no estar cerca de todas las personas que nos gustaría tener a escasos kilómetros. A lo mejor te alejas de unas personas para conocer a otras nuevas, nunca se sabe. Lo que sí sé, y repito, es que no se puede vivir en el pasado, ni en el futuro, preguntándonos a nosotros mismos si algo pasará o no pasará. Y lo que también sé, que he comprobado y que nos ayuda a seguir, es que cuando menos te lo esperas, hay gente que llega para quedarse, para no tener que echarla de menos cuando se vaya porque nunca se va a ir.

Y desde aquí pido perdón a quien haya hecho daño, doy las gracias a los que se van a quedar, y por último, pero no menos importante, no me arrepiento de nada.