lunes, 21 de julio de 2014

#AliEnfurecida

    Queda claro lo desorientada que estoy si os digo que llevo todo el día pensando que es domingo. Viva el verano. Porque no es domingo, ¿no?

"You build your heart of plastic, 
get cynical and sarcastic,
and end up in the corner on your own."

    Hoy me apetece escribir para deciros lo indignada que estoy. Estoy indignada con el maldito postureo y con lo que os importa a todos lo que hagan los demás. Si cada uno se preocupase por su vida y dejara la de los otros, todo nos iría mucho mejor. Y eso por no hablar de lo que os angustia lo que los demás piensen de vosotros, que ya es otra historia. Ponéis tanta atención en el 100% de la gente, que ignoráis lo que les pasa al 10% que realmente importa. Cuánto hay que madurar, madre mía. 
    Y no os creáis que yo voy aquí de "soy super mayor y siempre sé de lo que hablo", que para nada. Pero al menos no estoy 24 horas al día pendiente de si me ven o me dejan de ver haciendo algo por si pierdo, no sé, nivel social(?). Qué triste es a veces veros comportaros así. A pequeñas dosis es gracioso ver cómo os agobiáis, pero llega un momento en el que tenéis que hacéroslo mirar. ¡Que es verano! Dejad de preocuparos, que hay que vivir la vida, lalalalá.
    Pero claro, el problema llega cuando me hacéis a mí sentir que algo estoy haciendo mal por lo que dije antes del 10% que realmente importa, porque si yo selecciono a ese pequeño porcentaje, pero vosotros no os dais cuenta, ¿de qué sirve? Estamos en las mismas. Vosotros no os centráis en nadie y los que lo hacen no reciben nada a cambio. A vida é dura. 
    Menos mal que el mundo no está (del todo) perdido y unos pocos sí se dan cuenta, menos mal. Puede que por eso no me deje conocer de primeras y prefiera escuchar las tonterías que decís para saber si valéis la pena. Bastantes chascos me ahorro. Pero si decido invertir mi tiempo en vosotros, habréis pasado esa fase de duda y diré felizmente que formáis parte de ese maldito 10%.


"Because I'd love to feel loved, but I can't stand the rejection
I hide behind my jokes as a form or protection
I thought I was close but under further inspection,
it seems I've been running in the wrong direction."

jueves, 10 de julio de 2014

Felices 16

11 de julio de 1998. Creo que es obvio que no me acuerdo del momento en el que me dijeron que iba a tener una hermanita, lo que sí sé, es que después de llegar tú, yo no quería que fuéramos más, me llegaba contigo. Y es que eso de dar la vara viene de lejos...que no, que es broma. Desde aquellos días en los que mis juguetes eran sólo míos y los tuyos eran para compartir, hasta hoy, cuando hemos pasado a compartir otro tipo de cosas.
Es difícil explicar a un hijo único lo que se está perdiendo, pero lo que puedo decir es que yo no sería la misma persona si no hubiera tenido que soportarte durante 16 años, y que no cambiaría por nada todo ese tiempo, ni siquiera las peleas y los enfados tontos. Al fin y al cabo, los hermanos se pelean, pero que nadie te toque porque sólo yo puedo gritarte. Es lo que hay.
Este año separadas nos ha unido más de lo que esperaba, y además de felicitarte por tus 16, quiero decirte que estoy más orgullosa de ti de lo que lo he estado nunca de nadie. Has demostrado ser más fuerte que mucha gente y que puedes con todo lo que te echen. Así que sigue creciendo como hasta ahora y ya sabes donde estoy.
Te quiero Cris, felices 16 desde la habitación de al lado (otra vez).

PD: por muchos años que cumplas no vas a ser más alta que yo. Y punto.

martes, 1 de julio de 2014

If we get to see tomorrow

Ojalá fuéramos capaces de decir la mitad de las cosas que se nos pasan por la cabeza. O hablamos sin pensar o no decimos nada. Ojalá un término medio, ojalá más valientes. Ojalá.

Presumimos de valentía frente a mil millones de situaciones, pero a la hora de la verdad somos tan cobardes como el 99,9% de la gente. A la hora de la verdad olvidamos ese poder de decisión y simplemente nos escondemos. Así es la vida, supongo.

Suponer se nos da bien, no hay que arriesgarse mucho para ello, y si te equivocas, remites a lo que has dicho y te justificas con un "dije que lo suponía". Qué pocos riesgos corremos, madre mía.

Y madre mía qué razón la de todas ellas. "El que no arriesga no gana". "Hasta que no lo intentes no lo sabrás". Vaya. Pero seguimos medio consejo y tiramos pa'lante con una buena máscara de persona valiente que tape completamente nuestra estupidez, pero aún así nos permita pasar desapercibidos.

Y a pesar de todo, aquí seguimos, sin decir la mitad de las cosas que se nos pasan por la cabeza. Sin salirnos de nuestro guión, sin dejar de mentirnos a nosotros mismos. Esperando a que ocurra un milagro y llegue el mundo al revés. Pero, al fin y al cabo, esperando.(Esperar: Tener esperanza de conseguir lo que se deseas. Creer que algo ha de suceder. Desear que algo ocurra.) 

Tanta complicidad y tantas promesas, ¿para qué? Si todos sabemos que va a seguir como hasta ahora. Los cambios bruscos están mal vistos, y lo sabemos. Y así toda la vida, entre ojalás y más de la mitad de las cosas que se nos pasan por la cabeza.