domingo, 2 de febrero de 2014

"Your time will come, if you wait for it. It's hard, believe me, I've tried"

Mentiría si dijera que es innecesario pasarse algún fin de semana pensando. ¿Que no es agradable? No lo niego, pero eso no quita que todos lo necesitemos de vez en cuando. Puede ser un comentario, una canción o una foto lo que lo desencadene, pero si ocurre, es que era necesario.

Este me ha tocado a mí, y dos días dándole vueltas a las cosas dan para mucho(más de lo que pensáis). Da para recordar, para arrepentirse y para agradecer. No se puede vivir en el pasado, y mucho menos querer cambiarlo, aunque todos pequemos de tener esa intención en algún momento.

"Nos creímos tan fuertes como héroes de guerra". ¿Te crees que eres el único que se ha sentido así? No puedes estar más equivocado: todos, del primero al último de nosotros, se han creído capaces de hacer, decir y arreglar cualquier cosa, de superar lo que se pusiera por delante. Y en el 90% de los casos ha sido un fracaso. Pero de los errores se aprende, y se sale más fuerte, y ahí "error" pierde su significado. "Error: algo que no se ha realizado de la manera correcta". ¿Quién decide eso? A lo mejor no te salen las cosas como querías que te salieran, pero eso no las convierte en errores, y equivocarse te lleva a mejorar, así que en cierta medida, es la "manera correcta", aquella en la que las cosas debían hacerse, aunque los resultados no sean los esperados.

Me voy por las ramas. Jamás te arrepientas de antiguas amistades, ni de malas decisiones. Nadie es perfecto. A lo largo de los años hice muchas promesas, algunas se cumplen y otras no, pero en el momento en que las hice, tuve la intención de cumplirlas (y estoy segura de que no soy la única). Está claro que no puedes mantener siempre el mismo círculo de amigos, pero por duro que sea lo que os haya separado, no te arrepientas de haber compartido tiempo con ellos. Si le has hecho daño a alguien, pídele perdón, no puedes dejarlo pasar sin hacerlo y, una vez te hayas disculpado: tiempo, sea un mes, un año o lo que haga falta. Dale tiempo para que te perdone y date tiempo para perdonarte a ti mismo.

"I took a walk on a Saturday night, fog in the air, just to make my mind seem clear, where do I go from here?"

Sigo diciendo que echar de menos, momentos, personas o lugares, es el peor sentimiento del mundo, pero la vida sigue. No nos torturemos por no estar cerca de todas las personas que nos gustaría tener a escasos kilómetros. A lo mejor te alejas de unas personas para conocer a otras nuevas, nunca se sabe. Lo que sí sé, y repito, es que no se puede vivir en el pasado, ni en el futuro, preguntándonos a nosotros mismos si algo pasará o no pasará. Y lo que también sé, que he comprobado y que nos ayuda a seguir, es que cuando menos te lo esperas, hay gente que llega para quedarse, para no tener que echarla de menos cuando se vaya porque nunca se va a ir.

Y desde aquí pido perdón a quien haya hecho daño, doy las gracias a los que se van a quedar, y por último, pero no menos importante, no me arrepiento de nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario