domingo, 23 de febrero de 2014

Y seguirás siendo ese maldito uno.

Me he acostumbrado a escribir los domingos hasta el punto de que, si no lo hago, noto como que me olvido de algo.
Y hoy lo hago única y exclusivamente para esa persona que ha crecido y madurado conmigo, que me ha enseñado a reírme de todo y a dar consejos, a hacerle ver las cosas como las veo yo. A echar en cara y a no callar. Nunca me cansaré de recordar esos mandilones y esas ganas de soñar. Eres bienvenida cuando quieras volver, ya sabes donde estamos.



Para todos esos "puedo yo sola", estamos con un "todo va a ir bien" y un abrazo de oso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario