sábado, 5 de noviembre de 2011

Que cuando tú lloras*

Mira adelante, dedícale al mundo esa sonrisa tan bonita que tienes, no pienses en tus problemas, enfréntate a ellos, sabes que puedes, si te caes, levántate, sé que lo harás, y si el pozo es muy profundo yo te sacaré de él.

 No puedes dejar que lo malo te haga caer, no me gusta verte así.
Te pareces a mí, no sabes lo que te pasa, sólo sabes que estás mal. Pero gracias a gente como tú he aprendido a levantarme y a seguir adelante. Eres fuerte Luci, demuéstralo.
 Porque no te conozco desde hace mucho, pero no imagino una mañana sin tu sonrisa en el pasillo, o sin un comentario que ponga shlampe, o incluso sin ese 16 y 3 díaas que tanto echo de menos. Te pareces a mí en otra cosa, se te nota todo en la cara, pero te cuesta expresarte. No intentes que los demás fuercen la cerradura, déjanos entrar en tu rincón sentimental, que todo el mundo lo tiene.
 A mí no me engañas Luci, te pareces demasiado a mí, así que puedes decirme que no te pasa nada, o que estás bien, que con solo mirarte te diré si es verdad o si me estás mintiendo. Por eso te pido una cosa, si necesitas algo, lo que sea, a cualquier hora, llámame, porque dejaré de hacer lo que esté haciendo y haré todas las tonterías que haga falta para que sonrías. Te entiendo, y no te forzaré para que le eches la culpa a algo para que estes así, sé que hay veces que no hay motivo. Pero como no hay motivo para estar mal, sonríe.
 Yo no dejaré de comentar todos tus estados, de hacerte reír, de dejarte comentarios de shlampe, de echarte de menos, a cambio de eso, sólo te pido una cosa, que seas feliz.
*los ángeles lloran contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario