miércoles, 4 de abril de 2012

Cuenta la leyenda que una vez hubo un mundo feliz*

Todos vivimos la época en la que teníamos miedo de dormir con la luz apagada por si había mostruos debajo de la cama, hoy sabemos que los mostruos no existen, que hay cosas peores, y tenemos miedo de dormir con ella encendida porque no queremos verlas.
Ayer me acordé del miedo que teníamos de pisar una raya en el suelo y que se nos cayera el mundo encima, ¿y no seguimos teniéndolo en algún sitio?
Aprendemos muchas cosas importantes a lo largo de nuestras vidas, pero no hacemos caso de la frase más simple que nos han dicho desde que medíamos poco más de un metro: "Enfréntate a tus miedos". Pero vamos a ver, ¿tan difícil es?. Claro está que si te pasas el día lamentándote y sin intentar nada nunca vas a conseguirlo, pero dime, ¿no es cierto que si intentas algo, si lo intentas de verdad, lo acabas consiguiendo? Estamos todos más que cansados de escuchar discursos de ánimo parecidos, canciones que nos alivian unos minutos y que escuchamos una y otra vez para refugiarnos en lo que dicen; pero ¿cuántas veces lo hemos intentado? Ninguna. Conozco a muy poca gente que de verdad tiene la suficiente confianza en sí misma como para olvidarse de lo que la gente piensa, o dice, o hace, y se enfrenta a sus miedos para cumplir su sueño. Esas pocas personas son las que de verdad valen la pena, las que de verdad podrán ser felices algún día.
Así que si alguien está leyendo esto, y ha tenido un mal día, que deje de escuchar canciones tristes y de llorar por las esquinas, que hay gente con problemas más grandes más cerca de lo que cree, que coja unos tenis y se vaya a correr para despejarse un poco, o que ponga música a todo volumen y baile, o cante, ¿que llueve? Baila bajo la lluvia, ¿que hace frío? Ponte una bufanda y mañana te tomarás un ibuprofeno. Pero vive, porque te estás dejando matar por el miedo, y no tiene derecho a eso.
*ese mundo estaba libre de miedos.
Si no tuvieras miedo, ¿qué harías?

No hay comentarios:

Publicar un comentario