miércoles, 23 de marzo de 2016

Just cause everybody is doing it, does that mean that I can too?

Me hace gracia escuchar "es complicado" como excusa para no contar algo. Me hace gracia porque si no es complicado, entonces, ¿qué sentido tiene? Las cosas fáciles carecen de la chispa de la vida. Las cosas fáciles carecen de la ilusión que nos hace la incertidumbre y de la adrenalina que nos causa la emoción.
Todo aquello que carece de emociones,  de ilusión, de adrenalina y de incertidumbre no merece una página en ningún libro, no merece una estrofa en ninguna canción y no merece una foto en ningún álbum del verano.
Y por eso las historias necesitan a gente complicada, con mentes inquietas, ojos brillantes y maletas llenas de sueños. 
Así que la próxima vez que escuches "es complicado" insiste y presta atención. La próxima vez que escuches "es complicado", empápate con cada palabra de la historia. La próxima vez que escuches "es complicado", ten preparado un "tengo todo el tiempo del mundo". 
Y puede que descubras algo que no te gusta, para lo que no estabas preparado o que no querías saber; puede que te abran los ojos o te cierren puertas; puede que incluso se complique tu propia historia.

Pero tendrás algo complicado que contar mañana, y ya sabes que si no es complicado, es aburrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario