martes, 24 de mayo de 2011

Ningún ser viviente, a excepción del hombre, puede reír

La risa libera las tendencias agresivas y los falsos sentimientos de culpabilidad... y así estamos más aptos para comprender a los demás, a nosotros mismos y a la vida. El que comprende lo cómico, comienza a entender a la humanidad y su lucha por la libertad y la felicidad.
Cuando reímos enriquecemos nuestra salud, rejuvenecemos el rostro y el alma, limpiamos nuestro cuerpo por entro y por fuera, saboreamos con gusto la vida... y así contribuimos a la armonía y a la paz.

Si hemos nacido con dos ojos, dos orejas y una lengua; es porque debemos ver y escuchar dos veces antes de hablar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario