lunes, 10 de marzo de 2014

"Por todo lo que nos hemos perdido. Y por lo que hemos vivido"

   En la vida te pierdes momentos, pierdes sensaciones y pierdes el tiempo. Pero ganas personas, atesoras recuerdos y te emocionas con los tuyos.
    Puede que sea cierto eso de "cuando se cierra una puerta, se abre otra". No podría estar más de acuerdo. Y mira que nos quejamos (yo la primera) cuando nos toca cambiar de aires y de mares, después de pasarnos meses pidiendo a gritos que nos arranquen de la rutina. Y cuando llega el momento, ¿qué?, ahora lo que gritamos es que nos devuelvan nuestra cama y no nos cambien el colacao.
    Somos inconformistas por naturaleza. Que si blanco o negro, verde o azul, playa o montaña, rizo o liso, altos o bajos. ¿Estaremos contentos alguna vez con lo que tenemos? No lo creo. Nos gusta protestar, nos gusta conseguir lo que queremos, lo que creemos necesitar, somos cabezotas, es así. Y pasarán los años, pero seguiremos queriendo lo que no tenemos: el inconformismo nos define y formará parte de nosotros hasta que los cerdos vuelen.
    Así que nos lamentaremos de todo lo que hemos perdido y dejaremos de lado lo que vamos viviendo. "La vida es eso que pasa mientras tú haces otros planes". Olvídalo, agonías, y déjate llevar, que por verlo todo negro no va a desaparecer nada, empieza a agradecer lo que tienes alrededor, que cuando te des cuenta se habrá hundido con el resto. Espabila.


No hay comentarios:

Publicar un comentario